Navidad 2016

Dejar de fumar con el cigarrillo electrónico: Funcionamiento y precios

Dejar de fumar con el cigarrillo electrónico: Funcionamiento y precios

Dejar de fumar con el cigarrillo electrónico: Funcionamiento y precios. El cigarrillo electrónico puede ser una herramienta de ayuda como reemplazo de la nicotina, principal factor adictivo del tabaco, para dejar un hábito que no nos reporta ningún beneficio para la salud, sino todo lo contrario. Aunque el uso de cigarrillos electrónicos no ha exento de debate, lo cierto es que un reciente estudio ha constatado que sí ayuda a dejar de fumar y a reducir el consumo de tabaco.

por en Dejar de Fumar, Prevención, Salud de Mujer, Humo, Tabaco
Última actualización:

    dejar de fumar cigarrillos electronicos

    Dejar de fumar con el cigarrillo electrónico: Funcionamiento y precios. El cigarrillo electrónico sí ayuda. Así lo asegura el primer ensayo clínico que indaga en si los cigarrillos electrónicos, cuyo uso no ha estado exento de debate, son un aliado para dejar el hábito de fumar. Y la respuesta es que sí, el cigarrillo electrónico –un sustituto de la nicotina, el principal factor adictivo del tabaco- no solo puede ayudar a reducir el consumo de cigarrillos, sino a abandonarlo de manera definitiva. Más de 300 fumadores han participado durante un año en este estudio. El 13% logró dejar el tabaco y más de la mitad redujo notablemente su consumo. ¿Cómo funciona?, ¿dónde encontrarlo? Y ¿cuál es su precio?


    ¿Funcionan realmente los cigarrillos electrónicos? La pregunta ha suscitado más de un debate sobre si el cigarrillo electrónico puede ser un sustituto de la nicotina a la hora de dejar el tabaco, una de las decisiones más acertadas que podemos tomar por nuestra salud. Pregunta a la que los investigadores han querido dar respuesta con el primer ensayo clínico realizado con fumadores. Más de trescientos participantes que además compartían el hecho de no haber pensado en dejar el tabaco. Sin embargo, el 13% consiguió abandonar el tabaco utilizando cigarrillos electrónicos, hábito que al cabo de un año no habían recuperado. Y no es el único dato interesante que arroja este estudio –publicado en Plos One y dirigido por la universidad italiana de Catania-, ya que más de la mitad de los participantes redujeron el consumo de tabaco tras empezar a usar estos dispositivos electrónicos que emulan el vapor de nicotina, aunque sin el peligroso contenido de alquitrán y monóxido de carbono.

    Tal y como han subrayado los autores del estudio, el porcentaje de abandono del tabaco utilizando los cigarrillos electrónicos fue similar a los obtenidos con el uso de medicamentos. Lo que no se ha comparado es su eficacia frente a los chicles o parches, productos de reemplazo de la nicotina más conocidos. Un producto que, a tener de los resultados del estudio, sí puede ser considerado como una herramienta de ayuda y control del tabaco, cuyos efectos perjudiciales para la salud son de sobra conocidos.


    La primera vez que oímos hablar de los cigarrillos electrónicos fue en el año 2004, aunque en nuestro país su popularidad llegó junto con la aprobación de la Ley Antitabaco que deja libre de humos los establecimientos públicos. El cigarrillo electrónico es un dispositivo con batería que, como hemos visto, sustituye el humo del tabaco por vapor. Al inhalarlo, ayuda al fumador a controlar su dependencia de la nicotina y evita que se encienda un cigarrillo.


    A la hora de indagar sobre los beneficios del cigarrillo electrónico como estímulo para dejar el tabaco, los participantes fueron divididos al azar en tres grupos. Al primero de ellos se les administró cigarrillos electrónicos con un cartucho de 7,2 miligramos de nicotina. El segundo grupo de fumadores recibió los mismos cigarrillos, aunque transcurrido cierto tiempo se les redujo la dosis de nicotina hasta los 5,4 miligramos. El tercer grupo recibió cigarrillos electrónicos sin nicotina, solo con sabor a tabaco. Al finalizar el estudio, los resultados constataron que el 13% de los fumadores del primer grupo –es decir, los que más cantidad de nicotina habían recibido-, ya no fumaban. Un porcentaje que en el segundo grupo fue del 9% y del 4% en el tercer grupo. Además, en los dos primeros grupos también se constató una reducción del consumo de tabaco (entre un 9 y un 12%) entre los que seguían fumando.

    La conclusión final es que el cigarrillo electrónico puede aportar a los fumadores una dosis baja de nicotina, sin otras sustancias nocivas, para ayudar a reducir la dependencia y, finalmente, dejar el hábito de fumar. En otras palabras, el cigarrillo electrónico también es una herramienta para las terapias de reemplazo de la nicotina.


    De venta en farmacias, parafarmacias y tiendas especializadas, el precio del cigarrillo electrónico ronda entre los 30 y los 60 euros, en función de marcas y de kits (si compramos solo el cigarrillo recargable o también incluimos la batería, cargador y cartuchos de recambio sin nicotina). Por su parte, cada cartucho da para una media de 600 inhalaciones (el precio ronda entre los 6 y los diez euros). Un precio que, aunque puede parecer alto, no lo es tanto si lo comparamos con el gasto que hacemos mensualmente en tabaco y pensamos en que se trata de una inversión para dejar definitivamente este hábito.

    949

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dejar de FumarPrevenciónSalud de MujerHumoTabaco

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares