Navidad 2016

Dejar de fumar: ¿Qué excusas ponemos?

Dejar de fumar: ¿Qué excusas ponemos?

Dejar de fumar: ¿Qué excusas ponemos? Pese a los incuestionables beneficios para la salud de dejar el hábito del tabaco, beneficios que se aprecian de manera inmediata, no siempre es fácil. De hecho, no faltan excusas para aferrarse a un hábito que puede ser la puerta de entrada a trastornos de la salud severos, como el cáncer de pulmón o la EPOC. Desterrar falsas creencias y desmontar algunas excusas puede ser el primer paso para apagar el cigarrillo.

por en Dejar de Fumar, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Humo, Tabaco
Última actualización:

    dejar habito fumar

    Dejar de fumar: ¿Qué excusas ponemos? Abandonar el tabaco, pese a los incuestionables beneficios para nuestra salud, no siempre es fácil. De hecho, nos aferramos a este hábito recurriendo a excusas como que fumar nos ayuda a tranquilizarnos o que el tabaco light es menos dañino. El aumento de peso que se puede experimentar tras renunciar al tabaco también es otro de los motivos que hace que los fumadores no se decidan a dejar un hábito que nos reporta beneficios nada más dejarlo.


    De hecho, a las dos semanas de dejar el tabaco, mejora nuestra capacidad respiratoria, desaparece la tos y mejora el estado de nuestra piel. Son solo algunos de los beneficios saludables que reporta a nuestro organismo el dejar de fumar, porque tal y como recuerdan desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, SEPAR, la adicción al tabaco está relacionada con más de una veintena de patologías, entre ellas el cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias como la EPOC o trastornos cardiovasculares. Además, por si fuera poco, el tabaco puede provocar infertilidad y, en el caso de las mujeres, adelantar la menopausia. Teniendo en cuenta, y sabiendo, todo esto, ¿por qué no lo dejamos?

    Las excusas o argumentos más comunes utilizados por los fumadores van desde creer que fumar menos reduce los riesgos, cosa que los especialistas califican como errónea. Ni fumar menos tabaco ni fumar tabaco light es menos nocivo para la salud. Si se puede, y así lo han constatado algunos estudios, recurrir a la reducción en el consumo del tabaco para evitar la abstinencia en los casos de mayor dependencia tabáquica. Respecto al tabaco bajo en nicotina hay que señalar que, contrariamente a lo que se piensa, los especialistas y médicos advierten de que puede ser incluso más perjudicial. Esa menor dosis de nicotina puede hacer que se fume más, por lo que la exposición de los pulmones a las sustancias nocivas que incluye un cigarrillo es mayor.

    Este es el último cigarrillo y lo dejo. ¿Cuántas veces hemos oído este argumento? Si estás decidida a dejar el tabaco, no lo demores. Fija una fecha y cúmplela. Antes de eso, se puede ir controlando el número de cigarrillos e intentando disminuir su consumo y, cuando llegue la fecha establecida, dejarlo totalmente.



    El aumento de peso es uno de los motivos que retrasa la decisión de dejar el tabaco. Aunque es cierto que los fumadores pueden ganar peso –entre una media de 3,5 y siete kilos-, una dieta adecuada y, si es necesario, un tratamiento farmacológico prescrito por el médico, pueden evitar o frenar el aumento de peso. Ganamos peso no por el tabaco en sí, sino por el descenso en gasto energético tras dejar de inhalar nicotina. Pasado un tiempo, el peso tiende a estabilizarse.


    El tabaco no tranquiliza. Contrariamente a lo que se pueda pensar, fumar no nos libera del estrés. De hecho, es el propio tabaco el que genera esa sensación de ansiedad y estrés. Y es que el fumador necesita que su organismo mantenga unos niveles constantes de esta sustancia. Cuando no puede fumar, experimenta algo similar al síndrome de abstinencia de los estupefacientes o pastillas, el cual desaparece al encender un cigarrillo. Por lo tanto, el tabaco no aplaca el estrés, sino que puede provocarlo.

    Y por supuesto, hay que desmontar otra excusa, relacionada en este caso con el fumar durante el embarazo. Menos cigarrillos tampoco en este caso significan un menor daño, ya que el riesgo es independiente de la cantidad de tabaco que se fume al día. Además, durante el embarazo el riesgo se multiplica, pudiendo ser causa de parto prematuro, bajo peso al nacer del recién nacido, entre otros.

    869

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dejar de FumarPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludHumoTabaco

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares