Navidad 2016

Dermatitis en las manos: causas más frecuentes y remedios

Dermatitis en las manos: causas más frecuentes y remedios

Dermatitis en las manos: causas más frecuentes y remedios. Irritación, inflamación, sequedad e, incluso, aparición de grietas o fisuras son algunos de los síntomas de una patología a la que las mujeres somos especialmente sensibles, ¿quieres saber por qué?

por en Enfermedades frecuentes, Piel, Remedios caseros, Salud de Mujer, Consejos Salud, Cuidado de las manos, Dermatitis, Problemas Piel
Última actualización:

    dermatitis manos

    La dermatitis en las manos es un trastorno que provoca la descamación y el enrojecimiento de la piel. ¿Cuáles son las causas más frecuentes de una patología a la que las mujeres somos especialmente sensibles?, ¿cuáles son los mejores remedios?


    La dermatitis o eccema de las manos se manifiesta con la irritación de la piel, inflamación, sequedad, descamación y, en los casos más severos, con la aparición de grietas. Esto provoca una sensación de tirantez de la piel e, incluso, de dolor. La dermatitis en las manos puede responder a un factor irritativo (por el contacto o roce de la piel con una sustancia irritante, como algunos productos de limpieza), alérgico o endógeno (vinculado a otra patología, como psoriasis, atopia). Estamos además ante una enfermedad de la piel que puede aparecer en cualquier momento, sin distinción de edades.

    ¿Por qué las mujeres somos más sensibles? La respuesta está en la mayor exposición de nuestras manos a sustancias de todo tipo al realizar las tareas cotidianas de la casa, desde productos químicos, detergentes o plaguicidas. De igual manera, la piel de las manos es especialmente vulnerable a los cambios de temperatura, al viento y al frío. Vamos a ver más detenidamente cuáles son las causas exactas de esta patología y qué tipo de remedios pueden sernos de utilidad.


    La dermatitis en las manos, en la mayoría de los casos, es una reacción alérgica a una determinada sustancia, pero también puede estar causada simplemente por falta de cuidados específicos de la piel. La piel de las manos no solo es más delicada, sino que como hemos visto está más expuesta a la acción de determinadas sustancias que pueden secarla e irritarla, favoreciendo la aparición de la dermatitis. Curiosamente, una de las denominaciones de esta patología es la dermatitis del ama de casa, por el contacto continuo con todo tipo de sustancias ácidas y químicas (detergentes, limpiacristales, abrillantadores, ceras, jabones…), y el lavado frecuente con agua a diferentes temperaturas.

    Los síntomas de la dermatitis en las manos son fácilmente reconocibles: piel enrojecida, con tendencia a la descamación, picazón y formación de pequeñas fisuras o grietas, especialmente dolorosas en la zona de los dedos. Grietas que pueden ser difíciles de curar.


    Si notamos alguno de estos síntomas no conviene ignorarlos, sino acudir al dermatólogo para determinar la causa específica que los provoca y aplicar el tratamiento más adecuado.


    El primer paso será realizar las pruebas de alergia para determinar si la provoca alguna sustancia en concreto. En este caso, el mejor remedio es evitar la exposición o contacto con el alérgeno que la provoca. Si la prueba resulta negativa, estaremos entonces ante una dermatitis irritativa, para lo cual conviene adoptar una serie de conductas y hábitos preventivos.

    Para ayudar a nuestra piel a recuperarse, lo más aconsejable es utilizar guantes de vinilo (evitar los de goma que pueden ser causa de irritación o alergias) para realizar aquellas actividades –limpieza, jardinería…- que requieran el uso de sustancias nocivas para la piel, incluso a la hora de lavar la fruta y la verdura.

    A la hora de lavarnos las manos, aplicar el jabón específico con agua templada (evita la muy caliente). Una vez que la dermatitis ha mejorado, se puede utilizar jabón con miel o aceite de oliva, para evitar que la piel se seque. Secarnos las manos con una toalla sin friccionar para no irritar la piel y evitar el rascado para no producir heridas.

    De igual manera, hay que evitar los cambios bruscos de temperatura, y en invierno proteger las manos con guantes. Por último, no olvidar aplicar una crema hidratante para manos delicadas varias veces al día (por la mañana y antes de dormir).

    833

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPielRemedios caserosSalud de MujerConsejos SaludCuidado de las manosDermatitisProblemas Piel

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares