Navidad 2016

Desmayos: Síntomas y causas

Desmayos: Síntomas y causas

Desmayos: síntomas y causas. Aunque en la mayoría de los casos los desvanecimientos responden a síntomas leves, no conviene subestimarlos, ya que también pueden alertarnos de algunos problemas de salud más severos.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    Desmayos: Síntomas y causas

    ¿A qué obedece ese desvanecimiento repentino? Aunque en la mayoría de los casos, el desmayo responde a causas leves, no hay que subestimar los síntomas, ya que detrás puede haber otras causas que también conviene tener en cuenta.

    El desmayo implica una pérdida temporal de la consciencia. Una bajada de azúcar, un problema de anemia, pueden estar detrás de los desvanecimientos repentinos. Los desmayos se producen por la reducción del flujo sanguíneo al cerebro, si bien hay que averiguar qué es lo produce esa disminución. En la mayoría de los casos, los desmayos son leves y la persona afectada se recuperará en un par de minutos.

    Entre las causas más comunes de los desmayos podemos hablar de:

    • Molestias propias de la menstruación, sobre todo en las mujeres más jóvenes.
    • Cambios bruscos de postura: Por ejemplo, al levantarnos demasiado rápido o al incorporarnos después de haber estado agachados mucho tiempo. Esto provoca un repentino cambio en el flujo de sangre al cerebro, pudiendo provocar un simple mareo o un desmayo.
    • Un shock emocional: Especialmente en personas sensibles, una noticia trágica o presenciar un accidente pueden provocar una lipotimia o desmayo. En este caso, ante el shock emocional, el sistema nervioso reacciona provocando una bajada brusca de la tensión y de las pulsaciones.
    • Un dolor intenso: Por ejemplo, dolor de muelas o una fractura, pueden provocar una lipotimia. El sentir miedo también pueden provocar este tipo de reacciones.

    • Problema neurológico o de corazón: Son las causas más graves que pueden estar detrás de un desmayo, siendo además más frecuentes a partir de los 65 años.

    Hay algunos aspectos que nos pueden predisponer a padecer un desvanecimiento y que, por tanto, podemos prevenir. Así, si tenemos la tensión baja, debemos evitar incorporarnos bruscamente tras permanecer agachadas. Es mejor buscar un punto de apoyo y levantarte lentamente. De igual manera, si tenemos que estar mucho tiempo de pie, conviene hacer pequeños movimientos con las piernas. Si notamos una sensación de mareo, lo mejor es sentarse. En caso de mareo, es útil cogerse las manos y apretar con fuerza durante un minuto aproximadamente. Cruza las piernas y repite el ejercicio.

    Si hemos sufrido un desmayo sin causa que, en apariencia lo justifique, conviene consultar al médico. De igual manera, si antes del desmayo hemos notado palpitaciones, dolor en el pecho o dificultad para respirar. También conviene consultar si hemos notado pérdidas de orina durante el desmayo; si el desvanecimiento se ha producido mientras realizábamos un esfuerzo físico; o si contamos con antecedentes familiares de epilepsia o enfermedades del corazón en personas jóvenes.

    También te puede interesar: Mareos bruscos y continuos: causas y remedios y Pesadez en la cabeza, mareos y cansancio: ¿por qué sucede?

    643

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares