Día mundial contra el cáncer: Historia de una lucha

Hoy se conmemora el día mundial contra el cáncer. Por eso en EllaHoy hemos querido hacer un repaso por la Historia de esta enfermedad y las novedades más recientes en tratamientos y prevención.

por , il

    Día mundial contra el cáncer: Historia de una lucha

    El pasado 23 de enero falleció la artista Bimba Bosé tras tres años de lucha contra el cáncer. Bimba no es la única. Algún familiar querido, tu vecina de toda la vida, el padre de nuestra amiga o esa persona especial que siempre te hace sonreir lo padecen o lo han sufrido. Unas veces saltamos de alegría al ver que la ciencia y su voluntad de vivir se conjugan para que salga adelante. Otras, no nos queda más que el consuelo de su mejor recuerdo. Bimba, como el resto de millones de personas que han pasado por un cáncer, nos recuerdan lo especial que es la vida, lo importante que es la investigación y la prevención de la enfermedad. Hoy contamos con mucha más información que ayer y gracias a siglos de investigación, hoy se curan más casos de cáncer.

    El cáncer: Una enfermedad de la Antigüedad

    Aunque en los últimos tiempos los avances en tratamientos contra el cáncer e información sobre prevención ha sido meteórica, lo cierto es que esta enfermedad lleva siglos acechándonos.

    El cáncer en el Antiguo Egipto

    Se tienen registros de la enfermedad desde la Antigüedad, como el papiro egipcio de Edwin Smith, un documento histórico que ya en 1.600 a.C. recogía algunos aspectos sobre esta enfermedad, o el papiro George Ebers, uno de los tratados médicos más antiguos, en el que se pueden encontrar lo que los expertos consideran posibles casos de cáncer de mama y cáncer de útero. Hace tan sólo dos años, se encontró el esqueleto de una mujer egipcia que padeció cáncer de mama hace más de 4.200 años.

    Grecia nombra a la enfermedad

    Fue Hipócrates el que nombró ‘karkínos’ (καρκίνος) a la ‘úlcera maligna’ o cáncer, palabra de la que se deriva también ‘cangrejo’, se cree que porque los tumores que se encontraban eran tan duros como el caparazón de los crustáceos. El primer documento con el que se cuenta sobre la extirpación de un tumor, es el de la holandesa Clara Jacobi en la Edad Media, que contaba con un gran tumor en la cara, el cual pudieron extirpar con los procedimientos rudimentarios de la época.

    Comienzan los primeros progresos médicos

    Gracias a minuciosas autopsias de Giovanni Battista Morgagni en el siglo XVIII se comenzó a comprender que algunas enfermedades, como los tumores cancerígenos, podían ser operados en el interior de nuestro organismo. Fue así como su contemporáneo, el cirujano escocés John Hunter sugirió que el cáncer podía ser extirpado del organismo.

    El médico y político alemán Rudolf Virchow fue quien cambió la perspectiva de la investigación científica sobre el cáncer en el siglo XIX, cuando descubrió la conexión intrínseca de nuestras células con la enfermedad. La quimioterapia surgió por la investigación en 1942 sobre el daño que el gas mostaza causó en los combatientes en la I Guerra Mundial y la radioterapia fue desarrollada por Henry Kaplan, cuando mediante este tratamiento curó el cáncer de un bebé.

    El tabaco produce cáncer

    En 1964, Luther Terry dio una histórica conferencia de prensa alertando que el tabaco produce cáncer. No fue hasta 6 años después, cuando Richard Nixon decidió hacerle caso y prohibir los anuncios de tabaco en radio y televisión. En nuestro país, como sabemos, las medidas contra el tabaco llegaron mucho después.

    Ha llovido mucho desde entonces y hoy sabemos que no sólo el tabaco produce cáncer, sino multitud de tóxicos industriales que incluso se utilizan en las frutas y hortalizas que comemos. Por eso, es importante que comprendamos que la lucha contra el cáncer comienza en nuestra casa, en nuestros hábitos de vida, con una buena alimentación y ejercicio regular.

    4 de febrero: Día Mundial contra el Cáncer

    La Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el 4 de febrero como el Día Mundial contra el Cáncer debido a la necesidad de concienciar a la población sobre esta terrible enfermedad. “Nosotros podemos. Yo puedo” es el eslogan de la campaña de este 2017, para incidir en la lucha social y mundial acerca de la enfermedad. Gracias a esta campaña al igual que otras, sabemos que los cánceres más mortiferos son los de pulmón, estómago, hígado, colon y mama o que los casos de cáncer aumentan en cifras alarmantes cada año y se estima un aumento total de casos de cáncer de 22 millones anuales en las próximas dos décadas.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta que existen 5 factores de riesgo de contraer cáncer que causan aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

    La investigación avanza

    Una muy buena noticia es que hoy la investigación avanza contra el cáncer. Y es que cada día aprendemos algo nuevo sobre la enfermedad. Un ámbito muy desarrollado es el de la nutrición, que nos ha enseñado que la obesidad es un factor de riesgo de varios tipos de cáncer, que existen alimentos que ayudan a prevenir el cáncer o que el vino blanco aumenta el riesgo de cáncer de piel.

    Muchas investigaciones están haciendo grandes progresos, como la investigación de la Universidad de Granada, que está desarrollando un nuevo fármaco que ataca directamente alas células madre cancerígenas (CMC) o el descubrimiento de una enzima que podría impedir el desarrollo del cáncer por parte de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica.

    Aparecen noticias polémicas que nos hacen reflexionar, como la intervención en los embriones de dos niñas que el año pasado nacieron sin el gen del cáncer de mama o algunos tratamientos aún un tanto dudosos, como el Método Hamer para luchar contra el cáncer.

    Es importante que toda la sociedad sea consciente de que el cáncer es una de las enfermedades más mortíferas del planeta y que debemos apoyar e incidir en la colaboración entre países para que se continúe fomentando la investigación. Además, como ciudadanos y ciudadanas tenemos que intentar que nuestros gobiernos entiendan que debemos fomentar un mundo libre de tóxicos que provocan cáncer.

    La Historia no se acaba, aún continuamos en lucha contra el cáncer, pero poco a poco damos pequeños y grandes pasos para encontrar una cura.