Día Mundial de la Meningitis: A un paso de la vacuna

Día Mundial de la Meningitis: A un paso de la vacuna, en concreto, de la vacuna para tratar la meningitis tipo B, el cuadro más severo para la salud. Los ensayos clínicos realizados se encuentran muy avanzados, habiendo conseguido hasta el momento el respaldo de los resultados. Una buena noticia que llega en el Día Mundial de la Meningitis, una jornada para concienciar sobre un trastorno que puede causar graves lesiones permanentes.

  • Comenta
meningitis vacuna

Día Mundial de la Meningitis: A un paso de la vacuna y, en concreto, para la meningitis del tipo B. Los resultados de los ensayos realizados hasta ahora permiten a médicos e investigadores mostrarse esperanzadores en conseguir el objetivo, tal y como han apuntado desde la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Meningitis, cuarta edición organizada por la Confederación de Organizacinoes de la Meningitis bajo el lema de ‘Ayúdanos a acabar con esta enfermedad‘.

La meningitis es un trastorno que se caracteriza por la inflamación de las meninges, las membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal. La meningitis puede ser vírica o bacteriana, la más severa y peligrosa para la salud. No obstante, el tipo más común es la meningitis producida por un virus, como el de las paperas, la varicela o el del herpes simple. Otra forma de contagio puede ser a través del agua o los alimentos con poca higiene. Los síntomas pueden recordar a los de la gripe.

Por su parte, la meningitis bacteriana se contagia por contacto (estornudos, tos), y suele presentar una sintomatología de dolor intenso de cabeza, fotofobia o intolerancia a la luz, fiebre, rigidez del cuello y náuseas. Dentro de este tipo de infección bacteriana, la meningitis meningocócica tiene mayor prevalencia entre los niños y jóvenes, mientras que la meningitis pneumocócica la tiene entre los mayores de 45.

Hay tres tipos de bacterias meningococos: A, B y C, siendo el B el más severo. Los síntomas de la meningitis meningocócica se desarrollan de manera muy rápida, por lo que conviene estar alerta a las señales. El diagnóstico es esencial para el tratamiento de una enfermedad que, en muchas ocasiones, puede hacer dudar de si se trata de una infección virica, generalmente de carácter leve, o bacteriana por la similitud de síntomas. El método más habitual de diagnóstico es la punción lumbar, una prueba que permite extraer el líquido espinal, el cual, en condiciones óptimas de salud y ausencia, es de color transparente. En caso de meningitis vírica no se necesitan antibióticos, siendo el tratamiento más común guardar reposo, tomar mucho líquido y tomar calmantes para el dolor de cabeza. Sí serán precisos los antibióticos, incluso en la hospitalización para observar la evolución del paciente, en el caso de la meningitis bacteriana, la cual si no se trata a tiempo puede provocar lesiones permanentes, especialmente entre los niños, pudiendo ser causa de sordera o epilepsia. Actualmente, no existe vacuna para la meningitis B, sí para la A y C. Sin embargo, los ensayos clínicos, los cuales se encuentran en fase 3, podrían dar un giro radical al tratamiento.

Una buena noticia para el Día Mundial de la Meningitis, cuarta edición de una jornada cuyo objetivo es concienciar a la sociedad de la importancia de conocer y detectar a tiempo las señales de esta enfermedad. Bajo el lema ‘Ayudanos a acabar con esta enfermedad’, a la jornada se ha sumado la Fundación Irene Megías contra la Meningitis, la cual acaba de presentar una nueva aplicación para Smartphones sobre esta patología, un cuadro grave y severo para la salud. En el caso de que la infección de las meninges se extienda al resto del organismo puede provocar sepsis, el cuatro más grave de meningitis.

La meningitis meningócica pasa rápidamente de unos síntomas parecidos a los de una gripe a los de un trastorno grave. Además de los síntomas señalados anterioremente, una señal de peligro puede una irritación cutánea con puntitos. Es la denominada septicemia y que se puede detectar con un vaso, colocado encima de la irritación. Si ésta no se apag o pierde color con la presión del vaso de cristal, se debe acudir inmediatamente al médico, ya que la septicemia puede derivar, si no se trata a tiempo, en amputaciones. La meningitis también puede provocar trastornos neurológicos, perdida de la capacidad intelectual y alteración de los sentidos de la vista, oído y equilibrio.

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

martes 24/04/2012 escrito por Isabel en

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
Síguenos EllaHoy
vuelve arriba