Navidad 2016

Diabetes: Camina 15 minutos después de comer

Diabetes: Camina 15 minutos después de comer

Diabetes: Camina 15 minutos después de comer. Tres paseos cortos después de las comidas pueden resultar tan efectivos en la prevención de las subidas de azúcar en sangre como darnos una caminata de 45 minutos seguidos. Después de las comidas, tal y como recuerdan los expertos, es cuando mayores riesgos hay de aumento de azúcar en la sangre.

por en Diabetes, Enfermedades frecuentes, Noticias Médicas, Prevención, Salud de Mujer, Glicemia
Última actualización:

    actividad fisica y diabetes

    Diabetes: Camina 15 minutos después de comer. Es el consejo que lanzan los especialistas para la prevención de una patología crónica como la diabetes. Dar tres paseos cortos al día –de una duración de 15 minutos- después de cada comida puede ayudar a mantener controlados los niveles de azúcar en sangre lo que, a su vez, se traduciría en una disminución de los riesgos de padecer diabetes tipo 2. Una actividad tan sencilla como caminar nos mantendrá activos y contribuirá a que, en los casos de diabetes diagnosticada, se puede controlar mejor.


    Partiendo de que la actividad física nos reporta innumerables beneficios para la salud, los investigadores han centrado su atención en un ejercicio tan sencillo y cotidiano como andar y en los efectos sobre el control de la diabetes. Así, según el estudio desarrollado por los investigadores de la Escuela de Salud Pública y Servicios de Salud de la universidad estadounidense de George Washington, caminar durante 15 minutos después de las comidas puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre. No es la única conclusión interesante que han extraído los autores del estudio –publicado en Diabetes Care-, ya que también han constatado que dar tres pequeños paseos al día es tan efectivo como una caminata moderada de 45 minutos seguidos. Un efecto que se mantiene durante 24 horas. Y en cuanto al paseo después de la cena, su eficacia en la reducción de azúcar en la sangre fue significativamente mayor que un paseo largo.

    Los autores han constatado que la respuesta está en las contracciones musculares de los paseos cortos, las cuales ayudan a evitar que se produzca un aumento severo de los niveles de azúcar en sangre después de las comidas, sobre todo en las personas de más edad. Estos resultados abren una interesante vía de investigación, ya que si se constatan podrían ser la base de una nueva estrategia de prevención de la diabetes, una estrategia con un coste muy bajo, ya que dar un paseo puede compaginarse con otras actividades –hacer los recados, pasear al perro, entre otros-.

    La diabetes es una de las patologías crónicas más frecuentes, siendo el principal problema el número de personas que, sin saberlo, son diabéticas o, al menos, reúnen uno o varios factores de riesgo.

    La particularidad de este estudio radica en que, por primera vez, se ha analizado el impacto de una sesión corta y programada de actividad física en el espacio de tiempo en el que más riesgo de una subida de azúcar hay, es decir, después de las comidas. El estudio ha contado con la participación de diez pacientes –de edades superiores a los 60 años- y que, pese a que estaban sanos, sí presentaban niveles de glucemia por encima de lo normal en ayunas y dedicaban poco tiempo a realizar actividades físicas. La elección de los pacientes respondía al hecho de que los mayores son más vulnerables a padecer alteraciones del azúcar en sangre después de la comida, entre otros motivos por la resistencia de los músculos a la insulina o por una secreción lenta o más baja de lo normal del páncreas. Cabe recordar que es importante controlar y tratar tanto los síntomas de la prediabetes como de la propia diabetes, uno de los riesgos de enfermedades cardiovasculares.

    Durante el tiempo que duró el estudio los pacientes siguieron varios protocolos programados de ejercicios durante un mes, combinado con comidas estandarizadas. Cada 48 horas se midieron sus niveles de azúcar en sangre. Durante este tiempo también constataron que el paseo después de la cena fue el más efectivo de los tres para controlar los niveles de azúcar.

    Un estudio que constata que mantenernos activos es la mejor manera de invertir en salud. Tal y como aconsejan los especialistas, después de las comidas, en lugar de tumbarse o ver la televisión, lo más aconsejable como medida preventiva es salir y dar un pequeño paseo de apenas 15 minutos.

    850

    ESCRITO POR PUBLICADO EN DiabetesEnfermedades frecuentesNoticias MédicasPrevenciónSalud de MujerGlicemia

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares