Dieta astringente para la diarrea: Menú y alimentos recomendados

La diarrea es un síntoma muy incómodo que puede ser el resultado de diferentes afecciones, una dieta sólida o astringente es el primer paso en su tratamiento.

por , il

    Dieta astringente para la diarrea: Menú y alimentos recomendados

    La dieta ideal para los estados temporales de diarrea es aquella basada en alimentos de tipo astringente como el arroz blanco. La integración de líquidos además durante los días en los que padezcamos este síntoma es recomendable que esté integrada con sales minerales y, si se prolonga, con fermentos lácteos que nos ayuden a reconstruir nuestra flora intestinal.

    Si bien la diarrea no sea un problema que revista gravedad, si que es cierto que resulta incómodo trastocando ya que puede presentarse en cualquier momento del día impidiéndonos desempeñar con tranquilidad nuestras tareas diarias.

    Qué causa la diarrea qué puedo comer

    En la mayoría de los casos la diarrea es un síntoma de otra afección, ya sea esta viral -como en el caso de la gastroenteritis o gripe intestinal- o de carácter nervioso como el colón irritable o la colitis. En estos últimos casos es donde más importante se hace la constancia en la dieta. Circunstancias estresantes junto con un estilo de vida poco saludable pueden desembocar en un caso crónico de diarrea. Para poner remedio lo más conveniente es llevar a cabo una dieta que no irrite el colón. Asimismo, puedes optar por remedios caseros y natural es mejorar nuestra dieta diaria y elegir alimentos de tipo astringente y fáciles de digerir, como las infusiones de angélica.

    Pasemos ahora a ver en detalle cuáles son los alimentos que pueden ayudarnos durante este período:

    Alimentos recomendados y fases

    Fase 1: Dieta sólida o astringente

    La dieta sólida o astringente coincide con la primera fase de tratamiento de la diarrea como síntoma. Para llevarla a cabo hay que asegurarse de que la persona en cuestión pueda asimilar correctamente líquidos. Una vez nos encontremos en estas circunstancias podemos empezar asumiendo una serie de alimentos que, gracias a sus propiedades y textura, nos ayudarán a reducir calambres ad¡bdominales y otras dolencias provocadas por la inflamación intestinal. Debes tener especial cuidado con aquellos productos responsables de la inflamación intestinal, pero, ¿cuáles son esos alimentos? Sobre todo, nos referimos a los alimentos ricos en grasas de la leche – este tipo de sustancia altera la flora bacteriana intestinal- y que se encuentran en muchos alimentos procesados. Y también a las verduras que en esta fase inicial es mejor descartar por su alto contenido en fibra. Otros alimentos que debes evitar si sufres de diarrea son aquellos ricos en grasas saturadas y los edulcorantes industriales. Asimismo, es recomendable no beber café o bebidas con cafeína porque incitan a la colitis. También debes eliminar de tu dieta el chocolate y el alcohol, evitar la carne roja, los alimentos fritos, la mantequilla, el queso que no es fresco o de leche baja en grasas. Y todo aquello que requiera una digestión complicada como las ensaladas u otras frutas y verduras crudas (pimientos, cebollas, leche).

    Fase 2: Integración de fibra y recuperación de la flora bacteriana

    Una vez superada la primera fase (dieta astringente), es conveniente comenzar a integrar alimentos que nos ayuden en la recuperación de nuestra flora bacteriana, así como fibras que eviten un posible estreñimiento de rebote con su consecuente inflamación intestinal. Para evitar la irritación del colon debes beber mucho, pero sólo bebidas naturales y sin gas.

    Igualmente se recomienda el consumo de alimentos prebióticos y probióticos, ya que ayudan a equilibrar la flora intestinal. En este sentido, si se trata de un producto lácteo puedes incluir en tu dieta un yogur natural, lleno de bacterias vivas del ácido láctico o también bebidas ricas en lactobacilos.

    Menú ideal para la diarrea

    Resumiendo este sería el menú completo durante sus tres fases principales:

    • Periodo de ayuno absoluto: Entre 6 y 24 horas, hidratando por vía oral.
    • Dieta sólida: Después iniciar la ingesta de agua de arroz o agua de arroz y zanahoria, sémola o sopas finas de cereales refinados. Se recomienda entonces comer poca cantidad y frecuente.
    • Integración y recuperación: A continuación, puedes añadir con prudencia arroz, pollo o pescado hervidos, pan blando tostado y jamón york. Antes de pasar a la alimentación habitual debes consumir yogur, la carne o el pescado a la plancha, pequeñas cantidades de zanahoria o verduras hervidas.