Navidad 2016

Dolor de espalda: Aprende a diferenciar los tipos de dolor de espalda

Dolor de espalda: Aprende a diferenciar los tipos de dolor de espalda

Ni todos los dolores de espalda son iguales ni requieren el mismo tratamiento. ¿Cómo diferenciarlos?

por en Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    Dolor de espalda: Aprende a diferenciar los tipos de dolor de espalda

    El dolor de espalda es uno de los trastornos más comunes, pero no todos los dolores son iguales. Tan importante como no subestimar el dolor de espalda, ya que la molestia puede hacerse crónica, es determinar el tipo de dolor, ya que éste puede estar causado por inflamación o como consecuencia de una contractura muscular, por ejemplo. En función del tipo de dolor el médico prescribirá tratamientos diferentes. Los síntomas, la localización del dolor, la intensidad, si se extiende o no fuera de la espalda o la prevalencia son factores claves. Vamos a ver, a continuación, cómo diferenciar los tipos de dolor de espalda.

    Cuando el dolor está motivado por inflamación suele venir acompañado de rigidez, la cual es más severa por las mañanas. El dolor inflamatorio suele ser continuo y no suele mejorar con el reposo, pudiendo interferir además en el descanso. Suele estar provocado por procesos inflamatorios articulares (sinovitis, artritis) o por infecciones o neoplasias.

    Nueve de cada diez casos de dolor de espalda, según datos médicos, son de tipo muscular o mecánico.

    Al contrario que el dolor inflamatorio, el muscular empeora con el movimiento y mejora con el reposo. Al levantarnos nos sentiremos mejor, pero a medida que avanza el día el dolor volverá a aparecer, incluso más molesto. Suele estar causado por procesos degenerativos óseos o ligamentosos, así como contracturas o sobrecarga. Dentro del dolor mecánico se incluye la artrosis, lumbalgias, fracturas, contusiones y tendinitis.

    Es un dolor continuo que además empeora al realizar determinados movimientos, como caminar o sentarse. Se puede presentar acompañado de parestesias (sensación de hormigueo, picor, calor o frío…). El dolor radicular suele estar causado por la inflamación o compresión del nervio espinal. Este tipo de dolor, cuando se irradia a lo largo de la pierna (desde la parte posterior del muslo al pie), es lo que conocemos como ciática.

    También te puede interesar: Tipos de colchón: A cada espalda el suyo y descubre los mejores ejercicios de pilates para la espalda.

    495

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PrevenciónSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares