Navidad 2016

Dolor de espalda: Te conviene dejar de fumar

Dolor de espalda: Te conviene dejar de fumar

Dolor de espalda: Te conviene dejar de fumar. Es otro de los motivos que nos recuerda que dejar de fumar es la mejor decisión que podemos adoptar por nuestra salud, y es que el tabaco también puede ser un enemigo de la espalda. La nicotina no solo aumenta la sensación de dolor, sino que tardaremos más tiempo en recuperarnos.

por en Dejar de Fumar, Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Músculos, Tabaco
Última actualización:

    dolor espalda y tabaco

    Dolor de espalda: Te conviene dejar de fumar. La salud de nuestra espalda es otro de los motivos que podemos sumar a la lista de razones por las que es aconsejable dejar de fumar. La nicotina del tabaco puede aumentar la sensación de dolor y, en algunos casos, puede hacer que el tratamiento resulte menos efectivo de lo esperado. Nuestra espalda es una de las partes del cuerpo a la que no solemos prestar atención hasta que aparecen las molestias, un dolor que puede ser leve, constante o en forma de punzadas. La consecuencia: dificultades para realizar algunos movimientos.


    Dolor de espalda al que, como han apuntado diferentes estudios, los fumadores pueden ser más vulnerables, especialmente en la zona baja de la espalda (dolor lumbar). Son varias las respuestas que explicarían el vínculo entre el tabaco y el dolor de espalda. Por una parte, la nicotina del tabaco puede aumentar la sensación de dolor y, de igual manera, puede hacer que los fármacos para combatir el dolor de espalda sean menos efectivos. Por otra parte, en el caso de los fumadores es posible que su cuerpo no pueda llevar nutrientes suficientes a los discos de la espalda. La tos del fumador puede causar dolor de espalda. Además, a los fumadores les cuesta, en general y ante un problema de salud, más tiempo recuperarse, por lo que el dolor de espalda puede prolongarse durante más tiempo.


    El dolor de espalda, aunque en ocasiones es leve y remite con un poco de reposo, también puede ser constante y agudo, llegando a dificultar los movimientos. El dolor de espalda, de igual manera que puede aparecer de repente, también puede ir empeorando poco a poco si no le prestamos la debida atención. Nuestra espalda, aunque no siempre lo recordemos, ejerce un papel fundamental, por lo que conviene que le prestemos la debida atención para garantizar su salud. En este caso, mejorar sus cuidados también pasa por dejar el hábito del tabaco, cuyos efectos perjudiciales para la salud también son extensivos a la espalda.

    Aunque no siempre es fácil, dejar el tabaco es una de las decisiones más acertadas que podemos adoptar por nuestra salud. Tomar la decisión es el primer paso, y siempre se puede contar con apoyo médico y profesional para abandonar el hábito de la nicotina que, como hemos visto, también perjudica a nuestra espalda.


    ¿Se puede prevenir el dolor de espalda? Sí, son una serie de consejos tales como practicar ejercicio físico de manera regular –ayuda a fortalecer los músculos de la espalda-, mantener un peso saludable –el sobrepeso puede hacer que la espalda se resienta-, seguir una dieta rica en calcio y vitamina D para fortalecer los huesos y adoptar posturas adecuadas –doblar las rodillas y mantener la espalda recta al levantar peso, evitar curvar la espalda al sentarnos al ordenador, entre otras-. Cabe recordar que el dolor de espalda es un problema común que todos en algún momento hemos padecido. Sin embargo, si queremos que la dolencia remita o, al menos tener controlados los síntomas y los factores de riesgo para evitar que se repita, seguir unos hábitos saludables es esencial.

    711

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dejar de FumarEnfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludMúsculosTabaco

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares