Navidad 2016

Dolor de rodillas: causas, remedios y ejercicios útiles [VíDEO]

Dolor de rodillas: causas, remedios y ejercicios útiles [VíDEO]
por en Enfermedades frecuentes, Remedios caseros, Salud de Mujer, Consejos Salud, Huesos, Músculos, Terapia para el dolor
Última actualización:

    dolor rodillas remedios

    El dolor de rodillas, uno de los más comunes, puede tener diversas causas. De hecho, puede aparecer a cualquier edad, desde los niños a los adultos. ¿Cuáles son los mejores remedios y los ejercicios más útiles para mitigar el dolor de rodillas?


    Aunque la edad –en concreto, el envejecimiento o pérdida de masa ósea de los huesos- es un factor de riesgo del dolor de rodillas, no es el único. Esta dolencia, una de las más comunes, también puede estar relacionada con otras patologías, con la práctica de deportes de riesgo o con algún traumatismo o lesión en la rodilla. A partir de estos síntomas, la intensidad del dolor será diferente, por lo que habrá que diagnosticar la causa exacta que motiva el dolor de rodillas para aplicar los remedios y terapias más adecuadas a cada caso. Las terapias, farmacológicas y de rehabilitación, han sido ampliamente estudiadas para conseguir una recuperación completa de la articulación.


    El dolor de rodilla puede venir o no acompañado de inflamación. Cuando la rodilla se hincha la causa suele ser algún traumatismo, como la rotura de los dos meniscos (anillos de cartílago que se encuentran entre el fémur y la tibia), produciendo un dolor de rodilla lateral (interna o externa) con inflamación y otros síntomas, como el fallo repentino de la rodilla al bajar las escaleras o al caminar. La rotura del menisco puede ser de varios tipos, y también puede afectar a los ligamentos (cordones fibrosos que conectan la tibia al fémur, lo que permite la estabilidad de la articulación) como en el caso de una distorsión o torcedura después de una carrera.

    Otra causa del dolor de rodilla, y que también se manifiesta con inflamación, es la bursitis (también denominada con los pintorescos nombres de rodilla de criada o rodilla de sirvienta). En este caso la inflamación se produce en la bursa, una pequeña bolsita de líquido que se encarga de reducir la fricción entre los huesos, los músculos y los tendones. La bursitis puede ser la causa de diferentes traumatismos, y se debe sobre todo a las posturas incorrectas, como el permanecer de rodillas durante mucho tiempo.

    Otro tipo de inflamación de la rodilla es la tendinitis, una dolencia muy común entre los deportistas (sobre todo los atletas), y que aparece por una sobrecarga. Los síntomas más comunes son hinchazón de la rodilla y dolor, sobre todo bajo la rótula. En caso de dolor de rodilla sin hinchazón las causas pueden estar detrás de problemas como la artritis –artritis reumatoide-, la gota, la condromalacia rotuliana (lesión que afecta al cartílago y que aparece, sobre todo, después de permanecer mucho tiempo con las piernas flexionadas 90 grados) o el denominado síndrome de Osgood-Schlatter.

    La artritis reumatoide generalmente afecta a las articulaciones y, al mismo tiempo en ambas rodillas, incluso en otras partes del cuerpo. En este caso, los síntomas más comunes son sensación de calor, dolor, hinchazón, rigidez matutina y, a medida que pasa el tiempo, deformidad de la parte afectada.

    El síndrome de Osgood-Schlatter es una inflamación que afecta a la tibia y que aparece sobre todo en la adolescencia. Puede causar dolor e hinchazón, síntomas que pueden empeorar con la práctica de actividad física. Mejora con el reposo. Puede durar varias semanas o meses, pudiendo haber riesgo de recaídas.


    El dolor en la rodilla, sobre todo el que implica actividad física, responde bien a los remedios caseros. En casos severos hay que consultar siempre al médico, al igual que si el dolor leve persiste más de lo debido o reaparece con frecuencia. Entre los remedios caseros para aplacar el dolor de rodilla el más conocido es la aplicación de hielo –al menos cuatro veces al día durante 15 minutos cada vez-, el uso de un vendaje elástico para reducir el dolor y mantener estable la rodilla. Entre los fármacos habitualmente prescritos se incluyen los antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, y si no fuera suficiente el médico puede inyectar un esteroide para reducir el dolor y la inflamación. En algunos casos, puede ser necesario utilizar un aparato ortopédico para rodillas.



    Con respecto a la terapia de rehabilitación, los expertos señalan cómo los ejercicios específicos pueden ser muy efectivos. En particular, un estudio realizado por la Universidad de Indiana constató la importancia de fortalecer los músculos de la cadera a través de ejercicios con una venda elástica, así como una postura correcta y un calentamiento y estiramiento adecuado antes de realizar cualquier actividad física.

    También te puede interesar: Dolor de espalda: ejercicios para aliviar el dolory fracturas en los huesos: síntomas, tipos y tratamientos.

    1050

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesRemedios caserosSalud de MujerConsejos SaludHuesosMúsculosTerapia para el dolor

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares