Dolor de tacones: Ejercicios y trucos para el dolor de pies

¿Cómo decir adiós al dolor de tacones sin tener que despedirte de tus zapatos favoritos? Toma nota.

por , il

    Dolor de tacones: Ejercicios y trucos para el dolor de pies

    Calzar unos zapatos de tacón resulta, sin duda, irresistible para muchas mujeres. Pero el mejor aliado para completar tu look puede convertirse en enemigo de tus pies. Además del molesto dolor, subirse a unos tacones altos puede conllevar otras molestias tanto en el pie como en los dedos, como dolor de almohadillas (metatarsalgia), durezas, rozaduras, callosidades, ojos de gallo, juanetes… Para no tener que renunciar a lucir este amado complemento, y sobre para no tener que decir adiós a los zapatos de tacón que custodia tu fondo de armario, podemos poner en práctica algunos efectivos ejercicios y trucos que mejorarán la salud de los pies.

    ¿Por qué duelen los pies con tacones?

    Un dolor que se localiza sobre todo en el metatarso, la zona anterior del pie que al calzar el zapato de tacón alto pasa a soportar gran parte del peso del cuerpo (mayor a medida que sumamos centímetros al tacón, llegando a ser del 75% si tiene más de 6 centímetros). Esto genera un sobreesfuerzo para el pie, el tobillo y la rodilla, generando dolor e inflamación. Si además de tacón alto el zapato tiene puntera estrecha, añadimos a la lista de molestias la opresión de los dedos.

    Evitar el dolor de pies al usar tacones

    ¿Cuál es la altura del tacón ideal? Lo cierto es que llegamos a duplicar la recomendación de los expertos en podología (entre 2,5 y 3 cm de tacón), así que conviene saber cómo evitar el molesto dolor de pies. Otro consejo a tener en cuenta es evitar abusar de los zapatos de tacón y punta estrecha. Conviene combinar su uso (incluso cambiarse varias veces de calzado durante el día) con zapatos redondos para conceder un respiro a los pies. No olvides que ahora también puedes elegir unos zapatos con plataforma o alzas en la parte delantera para

    Hacer ejercicios con los pies y piernas

    Tan sencillo como hacer movimientos de rotación en círculos y hacia atrás hacia adelante. Antes de calzarte unos zapatos de tacón es aconsejable caminar con los pies descalzos durante unos minutos, para ayudar a calentar los pies. A continuación, encoge y estira los dedos 5 minutos.

    Baños relajantes para los pies

    ¿Un día largo para tus pies? Nada como quitarse los zapatos y sumergir los pies en un relajante baño de agua caliente con un puñadito de sal para reducir la inflamación y el dolor.

    Yoga para los pies

    Sí, los beneficios del yoga son extensivos a los pies, así que después del baño nada como una sesión de ejercicios específicos para favorecer su relajación, sobre todo después de haber llevado zapatos de tacón durante muchas horas.

    Sprays para pies

    Para proteger los talones y las puntas del pie podemos recurrir a productos específicos como los sprays que se aplican directamente creando una especie de película protectora. Si el problema son las rozaduras, colocaremos unos sticks.

    Ensanchar los zapatos en el congelador

    Seguro que has oído hablar de este truco casero para ensanchar los zapatos cuando aprietan demasiado. Para ello, llenamos un par de bolsas pequeñas de plástico de agua y las introducimos en los zapatos. Los colocamos en el congelador. Al solidificar el agua se ensancha el zapato. Si lo calzas al sacarlo del congelador el frío ayudará a activar la circulación.

    Lijar la suela

    Si el calzado es resbaladizo el riesgo de caída aumenta notablemente. Tan sencillo como lijar ligeramente la suela con una lija de textura media. Otra opción son las pegatinas antideslizantes para la parte delantera de la suela.

    Pegarse los dedos del pie

    Un truco que se ha puesto de moda es unir con esparadrapo el tercer y cuarto dedo del pie antes de calzarse los zapatos de tacón alto. Entre estos dos dedos hay un nervio que se bifurca en dos, y al unirlos, se consigue liberar la presión sobre dicho nervio produciendo un alivio al pie.

    Plantillas y almohadillas

    Para amortiguar la pisada conviene utilizar unas plantillas y almohadillas (de silicona o de gel). Generalmente se colocan en la parte delantera, pero también hay plantillas para talón y para todo el pie.

    Llevar un zapato plano de repuesto

    Unas bailarinas plegables que puedes llevar en el bolso o en el coche para los casos de urgencia, cuando los zapatos de tacón provoca un dolor insoportable después de llevarlos varios horas.

    También te puede interesar: Ampollas en las pies: Qué hacer y remedios naturales para prevenirlas y toma nota de las 10 formas de cuidar tus manos y tus pies si haces deporte.