Dolor en el pubis: A qué se debe la pubalgia

El dolor en el pubis es su síntoma inconfundible, pero ¿por qué aparece?, ¿qué hacer?

por , il

    Dolor en el pubis: A qué se debe la pubalgia

    La pubalgia, también denominada osteopatía dinámica de pubis o entesitis pubiana, engloba a una serie de lesiones que afectan a los músculos de la zona inguinal y que cursan con dolor en la zona del pubis, ingle y zona abdominal. La más común es la denominada pubalgia del deportista, ya que afecta sobre todo a las personas que hacen deporte de alta intensidad y se puede definir como una fuerte tendinitis en los músculos abdominales y aductores. Tan importante como conocer a qué se debe la pubalgia es saber identificar los síntomas y poner en práctica las medidas adecuadas para su tratamiento.

    Causas

    La causa más común de la pubalgia es una sobrecarga muscular provocada por un reiterado movimiento y un sobreesfuerzo propio de la práctica de determinados deportes (fútbol, sobre todo). No solo los movimientos forzados pueden causar este tipo de lesiones, también un mal calentamiento previo, hacer deporte en un superficie inadecuada o la falta de condición física para la práctica de determinados deportes a un nivel alto de intensidad pueden aumentar los riesgos de la pubalgia.

    La pubalgia también puede aparecer como consecuencia de un traumatismo en la zona del pubis (tras sufrir, por ejemplo, un accidente) o por el uso reiterado de anabolizantes. Hay además factores intrínsecos que pueden estar detrás de la pubalgia, tales como la displasia de cadera, hiperlordosis lumbar, acortamiento de miembros inferiores o espondilolisis.

    Pubalgia embarazo

    En el caso de las mujeres, hay una etapa en la que son más proclives a padecer pubalgia o dolor en el pubis. Durante el embarazo, a partir del tercer trimestre, puede aparecer la pubalgia provocada por la presión del peso del futuro bebé sobre la pelvis.

    Síntomas

    El dolor, que puede llegar a ser intenso además de molesto, en la zona baja del abdomen o zona inguinal, es su síntoma más característico. Un dolor que puede extenderse hacia el muslo y que, lejos de desaparecer con el paso de los días, se puede intensificar. El dolor, acompañado de inflamación, puede incluso dificultar algunos movimientos sencillos y cotidianos como cruzar las piernas, subir o bajar escaleras e, incluso, toser o estornudar.

    Tratamiento

    Conviene seguir al pie de la letra el tratamiento prescrito por el médico, que además de reposo puede incluir tomar algún fármaco para mitigar la inflamación y el dolor. Posteriormente puede ser necesario someterse a alguna sesión de rehabilitación o fisioterapia. De igual manera, hay que ser cautos a la hora de reiniciar la práctica deportiva, asegurándonos en primer término que estamos totalmente recuperados. Y a partir de ahora será fundamental realizar unos ejercicios previos de calentamiento. Si no se trata la pubalgia puede cronificarse y mermar seriamente la calidad de vida de quien la padece, pudiendo ser necesario recurrir a una intervención quirúrgica.

    También te puede interesar: Tendinitis del supraespinoso: causas, síntomas y tratamiento y descubre las infusiones para calmar el dolor de articulaciones.