Navidad 2016

Dolor lumbar y molestias: ¿qué nos indican?

Dolor lumbar y molestias: ¿qué nos indican?

Dolor lumbar y molestias: ¿qué nos indican? Puede tratarse de un problema de columna, de músculos o de un dolencia de un órgano interno, especialmente los riñones.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:

    dolor lumbar y molestias

    El dolor y las molestias lumbares pueden ser indicativas tanto de un problema tanto en la columna como en los músculos o en un determinado órgano, entre ellos los riñones. Si has notado alguno de estos síntomas, te contamos qué nos indican y que puede haber detrás de ellos.


    Son muchas las causas que pueden estar detrás del dolor lumbar y molestias en esta zona, por lo que, si es nuestro caso y sobre todo el dolor persiste, es conveniente consultar al médico. Además, las molestias lumbares pueden traducirse en un problema de los órganos internos, entre ellos los riñones. Así, las molestias lumbares pueden ser una señal de infección urinaria o de presencia de cálculos renales. Pero vamos a ver más detenidamente dónde puede estar el origen de estas dolencias y cuándo conviene consultar al médico.


    El dolor de la zona lumbar puede derivar de una multitud de tejidos, desde los músculos a la columna vertebral. También se puede originar en los tendones, en los ligamentos o en los cartílagos. Incluso el dolor puede ser una señal de que algo no va bien en uno de nuestros órganos internos. En especial, los más afectados son los riñones, situados dentro de la cavidad abdominal. No son los únicos órganos o tejidos que se localizan en la zona lumbar y que, por tanto, pueden provocar molestias y dolores. Así, por ejemplo, una inflamación de la vesícula, del intestino o del páncreas también puede provocar dolor lumbar.

    Cuando el dolor lumbar se irradia hacia el glúteo estamos ante lo que se denomina lumbalgia.

    El dolor en este caso proviene de la inflamación o distensión de los tejidos de sostén. Aunque el dolor tiende a irradiarse hacia la zona de los glúteos no hay pérdida de sensibilidad ni hormigueo.

    ¿Y qué sucede si aparece este síntoma, el hormigueo? En este caso puede ser indicativo de que alguna de las raíces nerviosas de la médula espinal –en la zona lumbar- se encuentra comprimida. Esto, además de provocar dolor, también puede causar una sensación de hormigueo e, incluso, pérdida de sensibilidad y de fuerza en las extremidades inferiores. En este caso estaríamos ante lo que se denomina lumbociatalgia.


    Cuando el organismo, a través de la orina, no puede expulsar los cálculos renales (debido a su tamaño) provoca contracciones en el uréter –vía de comunicación entre los riñones y la vejiga- que suelen ser bastante molestas y dolorosas. Molestias que no desaparecen al cambiar de postura.


    El dolor lumbar también puede ser síntoma de una infección urinaria (vejiga, próstata), la cual se suele localizar en el bajo vientre. Hay que tener especial atención, ya que si el dolor se acompaña de fiebre, y se extiende hacia la zona lumbar media alta, puede ser una señal de infección del riñón. En estos casos, no lo dude, acuda al médico lo antes posible.


    Toda aquella molestia en la zona lumbar que dure más de tres semanas, y que no remite pese a tomar analgésicos, debe ser evaluada por el médico. Además, en estos casos, también se suele hacer una radiografía para una mejor evaluación del problema y para buscar el origen exacto de la dolencia.

    816

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares