Navidad 2016

Dormir boca abajo: Riesgos

Dormir boca abajo: Riesgos

Dormir boca abajo: Riesgos. Los especialistas consideran que no es la postura más adecuada para asegurar un correcto descanso. De hecho, nos hace más vulnerables a padecer problemas musculares y esqueléticos, tales como problemas de cervicales o lumbalgias.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Dormir, Músculos
Última actualización:

    dormir boca abajo

    Dormir boca abajo: Riesgos. Tendinitis, cervicalgias, dolores musculares o esqueléticos. Son algunos de los problemas que puede generar la postura de dormir boca abajo, la menos idónea para nuestra espalda, según apuntan los especialistas del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid, y la que más vulnerables nos hace a padecer este tipo de lesiones, algunas de las cuales no se detectan hasta que la patología está en fase avanzada. Las posturas que adoptamos a lo largo del día son el barómetro que refleja nuestros hábitos y nuestra mayor predisposición a padecer problemas musculares y esqueléticos.


    El descanso y el sueño son, como ya sabemos, fundamentalmente para recuperar la energía y asegurar el correcto funcionamiento de nuestro organismo. No solo las horas de descanso influyen, también cómo dormimos, es decir, qué postura adoptamos. ¿Duermes boca abajo? Si la respuesta es sí, es hora de seguir los consejos –aportados en este caso por el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid- para prevenir una serie de riesgos que abarcan desde tendinitis, cervicalgias, dolores de ligamentos hasta los problemas musculo-esqueléticos. Problemas cuyo origen está en los hábitos inadecuados a la hora de dormir, entre ellos dormir boca abajo. De hecho, los especialistas consideran que es una de las peores posturas para la prevención y el cuidado de nuestra espalda, a la cual debemos prestar una atención especial ya que ejerce un papel fundamental (equilibrio, movimiento).

    ¿Por qué no es recomendable dormir boca abajo? Tal y como apuntan los especialistas, esta postura nos obliga a mantener el cuello girado para facilitar la respiración. Una postura que puede modificar la curvatura cervical y la curvatura lumbar, lo que además nos hará más susceptibles a padecer lumbalgias.

    Dormir boca abajo durante siete u ocho horas al día hará que nuestros músculos, tendones y ligamentos sean más propensos a padecer molestias o dolores que pueden derivar en otros problemas más serios, y que además no siempre se detectan, corrigen o tratan a tiempo. Una mala postura a la hora de dormir influye directamente en el descanso y, por tanto, en el rendimiento de la jornada posterior.


    Dormir de lado, así lo mantienen los especialistas, es la postura más adecuada para un buen descanso.

    De esta manera, nuestra columna se mantiene en una posición horizontal, repartiendo mejor las tensiones. No solo la postura influye, también hay otros factores, tal y como subrayan los expertos, a tener en cuenta. Así, por ejemplo, es aconsejable utilizar una almohada para tener las cervicales alineadas con la columna, tanto si dormimos boca arriba como de lado. El colchón también influye, siendo lo más aconsejable recurrir a uno de dureza media. No hay que olvidar que se debe combinar el soporte del colchón con su rigidez, evitando por ejemplo utilizar un colchón de látex y un canapé de tabla, ya que el resultado será que se aumenta la dureza del colchón y esto hará que nuestra espalda lo sufra.

    Más recomendaciones. A la hora de dormir, mejor hacerlo con prendas de fibras naturales (algodón, lino), para asegurar la transpiración de la piel. La temperatura de la habitación debe rondar los 18-20 grados. Y para completar y favorecer el descanso, otros consejos no menos interesantes, como el evitar consumir bebidas excitantes o fumar demasiado en las horas previas y esperar entre 1-2 horas después de cenar para acostarse.


    Los especialistas consideran que los niños deben dormir en su propia cama, no solo porque compartir espacio puede perjudicar el descanso de los padres, sino que también puede poner en riesgo al menor, ya que puede darse riesgo de asfixia por el peso de los adultos. Los especialistas aconsejan que, a partir de los seis meses, el niño empiece a dormir en su propia habitación.

    828

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludDormirMúsculos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares