Navidad 2016

Edema agudo de pulmón: Síntomas, causas y tratamiento

Edema agudo de pulmón: Síntomas, causas y tratamiento

El edema agudo de pulmón es la consecuencia de una insuficiencia cardíaca aguda. ¿Cómo reconocerlo?, ¿cómo actuar?

por en Enfermedades frecuentes, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    Edema agudo de pulmón: Síntomas, causas y tratamiento

    El edema agudo de pulmón se provoca por la presencia de excesivo líquido en los alveolos pulmonares y, en ocasiones, dentro de los bronquios más pequeños. No se puede considerar como una enfermedad de los pulmones en sí, sino como la consecuencia de una insuficiencia cardiaca aguda y que, en términos médicos, se traduce en las dificultades del corazón para suministrar al organismo la cantidad suficiente sangre oxigenada. Un trastorno cuyos síntomas no hay que subestimar, siendo fundamental consultar al médico si notamos algunos de los síntomas que vamos a ver a continuación. También es importante conocer las causas, factores de riesgo y los tratamientos disponibles.

    El ventrículo izquierdo del corazón se encarga de recibir la sangre oxigenada por los pulmones y de dejarla pasar a la circulación del organismo. Cuando el ventrículo, de manera brusca, deja de expulsar la sangre oxigenada, ésta se va acumulando en los pulmones, aumentandon la presión de los capilares sanguíneos y provocando la expulsión de líquido.

    El fallo del ventrículo puede deberse a un infarto de miocardio o a una angina de pecho. Las arritmias también pueden ser una de las causas que esté detrás del edema agudo de pulmón.

    Asimismo, el edema puede ser el primer síntoma de una insuficiencia cardiaca. El edema agudo de pulmón también puede producirse por causas no cardíacas, tales como neumonías o inhalación de gases irritantes.

    El síntoma más frecuente es la sensación de ahogo, sobre todo al estar acostado, lo que obliga al paciente a incorporarse. También puede aparecer tos y expulsión de mucosidad espumosa y blanca o sonrosada (por una pequeña cantidad de sangre). La cara se torna pálida, aparece una sudoración excesiva y los labios, orejas y puntas de los dedos pueden cambiar de tonalidad por la falta de oxígeno (amoratados). Otros síntomas pueden ser palpitaciones o unos finos pitidos al respirar.

    Es fundamental acudir al médico en cuanto notemos estos síntomas. Asimismo, es importante que el paciente permanezca sentado y con las piernas colgando, lo que reducir la cantidad de sangre que retorna a los pulmones.

    También te puede interesar: 10 reglas que sientan bien al corazón y Riesgo cardiovascular: remedios naturales para cuidar el corazón.

    513

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares