Efecto de la primera noche: Por qué no se duerme bien en un sitio nuevo

¿Cansada después de dormir en otra cama? Descubre si lo que te sucede según la ciencia es el efecto de la primera noche.

por , il

    Efecto de la primera noche: Por qué no se duerme bien en un sitio nuevo

    El efecto de la primera noche es la definición de cómo te levantas al dormir en un sitio nuevo. La ciencia ha constatado por qué dormimos mal en una cama que no es la nuestra. La respuesta está en el cerebro.

    Dormir en otra cama para el cerebro es una señal de alerta la primera noche, y de hecho, según los investigadores de la Universidad de Brown en Providence (EEUU), lo que sucede es que una parte del cerebro se mantiene vigilante durante el sueño, en concreto, el hemisferio izquierdo.

    Esto es lo que se ha denominado efecto primera noche y que nos hace despertarnos con una confusa sensación.

    Dormir en una cama nueva

    Dormir en una cama nueva, por muy cómodo que sea el colchón y la almohada, no favorece el descanso. Por causas que hasta ahora se desconocen, dormimos peor, aunque la ciencia ha dado un paso importante al constatar que efectivamente este gesto, en apariencia trivial, influye en la reacción del cerebro.

    Según la investigación publicada en la revista científica Current Biology, el hemisferio izquierdo se mantiene vigilante, atento a cualquier sonido que se produzca durante la primera noche. En términos científicos, esta parte del cerebro permanece en estado de alerta durante una de las fases del sueño profundo (sueño de onda lenta).

    Efecto de la primera noche en las personas

    Para constatar el efecto de la primera noche los investigadores realizaron una serie de experimentos, durante dos noches de sueño, para la medición de la actividad cerebral. La primera noche observaron como, efectivamente, una zona del hemisferio izquierdo se mantenía más activa.

    Cualquier sonido, como unos pitidos irregulares en el oído derecho de la persona para estimular el hemisferio izquierdo, provocaron un despertar más rápido que cuando se reprodujeron en el otro oído.

    Este estudio abre nuevas vías de investigación para saber, por ejemplo, si es posible desconectar esta función vigilante de una zona del cerebro a la que también se le atribuye que soñemos despiertos.

    Los investigadores también apuntan que no todo el mundo padece el efecto primera noche, sobre todo las personas que habitualmente duermen fuera de casa. Si no es tu caso, puedes tomar nota de algunos trucos para dormir mejor, y piensa que echar de menos tu cama no es una manía, es una cuestión de ciencia.

    También te puede interesar: Por qué no duermo bien: cosas que no debes hacer antes de ir a dormir y descubre lo que dice la ciencia: dormir poco y mal reduce la capacidad de aprender.