Navidad 2016

Encías sangrantes e inflamadas: Las mejores soluciones

Encías sangrantes e inflamadas: Las mejores soluciones

Encías sangrantes e inflamadas: Las mejores soluciones. El sangrado e inflamación de encías puede ser indicativo de una infección en la boca. La salud de nuestras encías es muy importante, ya que unas encías enfermas puede derivar no solo en problemas bucales más severos (gingivitis, periodontitis), sino en problemas de salud general (anemia, por ejemplo). ¿Qué hacer si sangran las encías? Lo primero, conocer sus causas y, a partir de ahí, aplicar una serie de remedios.

por en Cuidado Dental, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Dientes, Gingivitis
Última actualización:

    encias sangrantes e inflamadas

    Unas encías inflamadas y que sangran son un signo evidente de que algo no va bien en nuestra boca. ¿Cuáles son las mejores soluciones en estos casos? El cuidado de las encías es parte esencial para garantizar una correcta salud bucal. Y es que unas encías enfermas pueden derivar, por ejemplo, en un problema de anemia (encías muy blancas) o de una infección (encías rojas e hinchadas). Las encías sanas tienen una apariencia rosa pálido, son firmes, delgadas y finas. Además de las visitas periódicas al dentista para evitar que la placa y el sarro se acumulen hay otros hábitos que está en nuestra mano adoptar.


    Solemos preocuparnos de nuestra boca cuando nos duele, sin tener en cuenta que la mayoría de los trastornos bucodentales suelen avanzar de manera silenciosa, sin producir apenas molestias. Por eso es importante revisar a menudo nuestros dientes y encías, las cuales, por cierto, son especialmente vulnerables a las infecciones y agresiones exteriores (bacterias, cepillados bruscos…).


    La boca puede ser un foco de infección. ¿Te sangran las encías con frecuencia? En el caso de las encías sangrantes al cepillarte, puede deberse a que estés utilizando un cepillo demasiado duro y agresivo o que las encías estén inflamadas (gingivitis) por la placa bacteriana. ¿Cuál es la mejor solución? Cambiar el cepillo y realizar un cepillado suave y mantenido para que desaparezca la inflamación. Si no es así, conviene consultar al dentista.

    La acumulación de sarro en los dientes termina por afectar a las encías, las cuales se irritan, inflaman y sangran, deteriorándose de forma gradual y provocando lo que se conoce como gingivitis. Si no se pone remedio a tiempo puede derivar en periodontitis, es decir, la destrucción de los tejidos que sujetan los dientes. Entre los síntomas más frecuentes: dientes oscuros (sobre todo en la zona que toca la encía); encía sangrante, inflamada y enrojecida, que puede llegar a despegar los dientes; dientes que se mueven o se separan; y mal aliento y mal sabor de boca.


    Una dieta rica en frutas y verduras facilita la autohigiene bucal eliminando bacterias de forma indirecta. Una de las vitaminas que más puede hacer por nuestra salud bucal es la vitamina D, la cual refuerza los dientes (además de los huesos). Podemos encontrarla en alimentos como el salmón. Las infusiones también son un buen aliado de nuestra salud bucal, como la malva y salvia. Para prevenir la inflamación de las encías es conveniente reforzar el tejido gingival.

    Con este fin, es aconsejable hacer enjuagues bucales con una infusión mixta de malva. Mezcla 20 gramos de malva y de caléndula con 10 de eucalipto y salvia.

    Por su efecto astringente, desinfectante y antiinflamatorio, también es recomendable realizar enjuagues bucales con una decocción de hojas y frutos secos de arándanos, utilizando una cucharada colmada por vaso de agua.

    Además del cepillo, también es aconsejable utilizar el hilo dental. Si no se ha utilizado nunca antes, al principio las encías pueden sangrar, pero poco a poco, esto dejará de ocurrir ya que el hilo dental refuerza las encías. Hay que usarlo, al menos, una vez al día para eliminar los restos de comida de entre los dientes que el cepillo no puede arrastrar. Es importante mover el hilo dental hacia arria y hacia abajo entre los dientes y las muelas, con suavidad para no dañar las encías. Después, enjuagar la boca. Ante cualquier duda, consultar al dentista.

    Otro remedio interesante son los dentífricos y colutorios formulados con própolis. Mejoran la higiene bucal y refuerzan las encías. Entre otros beneficios, reducen la placa bacteriana, responsable de las caries, y mejoran el tejido gingival. Podemos preparar el enjuague bucal en casa, añadiendo unas gotas de extracto de própolis a una infusión de salvia.

    Otro consejo que no debemos olvidar, el tabaco es un mal aliado de nuestra salud bucodental.

    886

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Cuidado DentalPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludDientesGingivitis

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares