Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa: 7.500 diagnósticos cada año

Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa: 7.500 diagnósticos al año de dos patologías crónicas, autoinmunes e inflamatorias y cuyas consecuencias y brotes, la manera de manifestarse de ambas patologías, pueden mermar notablemente la calidad de vida de quien las padece. La colitis ulcerosa es más frecuente entre los hombres, mientras que la enfermedad de Crohn lo es entre las mujeres. ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Tiene cura? ¿En qué se diferencian? Son algunas de las preguntas que, coincidiendo con el Día Mundial de la enfermedad inflamatoria, médicos y especialistas responden.

  • Comenta
enfermedad crohn

Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa: 7.500 diagnósticos cada año. Una cifra que se traduce, según datos de la Confederación de Asociaciones de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa (ACCU España), en más de 200.000 afectados por dos patologías intestinales crónicas que, tanto pacientes como médicos y especialistas, reclaman que sean incluidas dentro de los baremos de valoración de discapacidad. Enfermedades para las que aún no hay una cura definitiva y cuyos síntomas y brotes pueden mermar seriamente la calidad de vida de quien las padece.

Hoy, Día Mundial de la enfermedad inflamatoria ponemos el acento en dos enfermedades que, pese a su prevalencia cada vez mayor entre la población, son desconocidas sus consecuencias y lo que significa vivir con ellas. Patologías que, en los episodios de intensidad mayor (brotes) pueden impedir hasta tomar un vaso de agua. Los médicos cifran en más de 200.000 las personas afectadas por unas patologías que pueden mermar notablemente la calidad de vida del paciente. La media de los pacientes, por cierto, se sitúa en los 29-30 años. Precisamente, las secuelas discapacitantes que pueden acompañar a estas patologías es lo que ha llevado a la Confederación de Asociaciones de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa a iniciar hace un par de meses una recogida de firmas para su inclusión en los baremos de valoración de discapacidad.

La enfermedad de Crohn es una patología inflamatoria, crónica y autoinmune que afecta al tubo digestivo. Su evolución es en brotes y sus síntomas más frecuentes, dependiendo de su localización, son dolor, diarrea, úlceras, cansancio, fiebre, pérdida de apetito y de peso y sensación de hinchazón. En algunos casos los síntomas también aparecer fuera del intestino, tales como inflamación de las articulaciones, aparición de placas de color rojo en la piel y piedras en la vesícula o riñón. Mientras que la enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, la colitis ulcerosa, patología que también se considera crónica, autoinmune e inflamatoria, afecta al colon o intestino grueso. Se desconoce su causa y también evoluciona en forma de brotes. Tanto a la colitis ulcerosa como la enfermedad de Crohn se las conoce también como enfermedad inflamatoria intestinal. En el caso de la colitis ulcerosa los síntomas más comunes son diarrea, fiebre, dolor de barriga, pérdida de apetito y fatiga. También pueden aparecer dolores articulares, manchas en la piel e inflamación ocular.

El diagnóstico es esencial para la prescripción del tratamiento, el cual no termina cuando remiten los brotes, sino que los pacientes deben extremar los cuidados y vigilar su alimentación y sus hábitos durante el resto de sus vidas. Hay tratamiento, pero no una cura definitiva para unas enfermedades de las que, como subrayan los médicos y especialistas, solo se conocen parte de sus causas. No solo influye la predisposición genética, también la alimentación, el hábito de fumar o la higiene durante la infancia. El diagnóstico puede demorarse hasta un año desde la aparición de los primeros síntomas. La colitis ulcerosa suele ser más frecuente entre los hombres, mientras que la enfermedad de Croh presenta una mayor prevalencia entre las mujeres.

Precisamente, con respecto al diagnóstico de ambas patologías, en el reciente Congreso Nacional de la Sociedad Española de Radiología Médica se revisó la manera en cómo se abordan, avalando la imagen radiológica como la mejor herramienta de diagnóstico y seguimiento de la enfermedad de Crohn ya que permite determinar la localización, extensión y detección de lesiones que no alcanza a ver el endoscopio.

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

domingo 27/05/2012 escrito por Isabel en

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
vuelve arriba