Navidad 2016

Enfermedad reumática: Cómo puede ayudarme la dieta

Enfermedad reumática: Cómo puede ayudarme la dieta

Enfermedad reumática: Cómo puede ayudarme la dieta. Una dieta sana y equilibrada es siempre una inversión segura y una apuesta por nuestra salud, especialmente la de nuestros huesos, músculos y articulaciones cuando se ven afectadas por alguna de las diferentes patologías reumáticas. Revisar nuestros hábitos alimenticios nos ayudará a mejorar ciertos síntomas.

por en Alimentación, Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, alimentación sana, Consejos Salud, Huesos, Músculos
Última actualización:

    enfermedades reumaticas

    Enfermedad reumática: ¿Cómo puede ayudarme la dieta? Una dieta sana y equilibrada, baja en azúcar y grasas. Comer fruta y verduras a diario. Incluir en nuestra dieta alimentos ricos en calcio (mejor desnatados), así como alimentos con hidratos de carbono y fibra. Evitar o moderar el consumo de las bebidas alcohólicas. Son las premisas y recomendaciones básicas de los especialistas en enfermedades reumáticas para que nuestra dieta no empeore los síntomas que acompañan a estas patologías.


    ¿Puede agravar la dieta los síntomas que acompañan a una patología reumática? Tal y como apuntan los especialistas, en las recomendaciones dietéticas recogidas por la Sociedad Española de Reumatología, ciertos hábitos que desequilibran una dieta sana pueden empeorar la enfermedad reumática. Por tres motivos fundamentalmente, por el riesgo de sobrepeso u obesidad; por posibles alergias alimentarias o por la producción de sustancias en nuestro organismo tras ingerir algunas comidas.

    El exceso de peso puede provocar artrosis en articulaciones como las rodillas o la cadera, pudiendo afectar también a la columna, tobillos y articulaciones de los pies. En los casos diagnosticados de artrosis o de artritis, el exceso de peso puede agravar el dolor de estas patologías.

    En estos casos, para reducir peso, los médicos y especialistas, aconsejan reducir el consumo de grasas y de azúcares y practicar ejercicio físico. Es aconsejable especialmente disminuir la ingesta de grasas saturadas, presentes en carnes rojas, margarinas, quesos, grasas para cocinar, pasteles, galletes y snacks.

    Estas grasas pueden contribuir a agravar la artritis.

    Otros consejos para reducir la cantidad de grasa en la dieta es evitar la tentación continua del chocolate, retirar las partes con grasa de la carne roja, comer más carne de aves, sustituir los fritos por alimentos a la plancha y comer más frutas y verduras. Por su parte, para reducir el consumo de azúcar podemos sustituirla por trozos de fruta fresca para endulzar, por ejemplo, los cereales del desayuno. Por último, aunque no menos importante, el ejercicio físico nos reporta interesantes beneficios que, en el caso de padecer alguna patología reumática, su práctica moderada se traducen en mejorar la movilidad de las articulaciones, mantener la masa muscular, estimular la formación de huesos y favorecer la estabilidad y el bienestar físico y mental.


    Una dieta sana y equilibrada debe contener todos los nutrientes esenciales. Los médicos señalan que, hasta ahora, no hay alimento que se encuentre entre las causas de las diferentes y múltiples patologías reumáticas. Sí hay una excepción, y es la gota, la cual tiene su origen en el aumento y en la acumulación de ácido úrico en las articulaciones. En estos casos, además del tratamiento médico, se aconseja evitar las comidas ricas en mariscos, carnes grasas o vísceras, así como evitar el consumo de bebidas alcohólicas, ya que éste interfiere en la eliminación del ácido úrico y favorece la aparición de la denominada artritis gotosa.


    Los estudios e investigaciones más recientes se centran especialmente en desvelar qué beneficios podemos obtener de los ácidos grasos Omega 3, presentes sobre todo en pescados como el salmón o la caballa, para reducir los riesgos de inflamación.

    Antes de finalizar, hay que señalar el papel de un mineral en concreto, el calcio, esencial para una buena salud de nuestros huesos, especialmente importante en los casos de osteoporosis.

    773

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónEnfermedades frecuentesPrevenciónSalud de Mujeralimentación sanaConsejos SaludHuesosMúsculos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares