Navidad 2016

Epilepsia: El enigma de un trastorno que afecta a 400.000 personas

Epilepsia: El enigma de un trastorno que afecta a 400.000 personas

Epilepsia: El enigma de un trastorno que afecta a 400.000 personas. Pese a su nivel de prevalencia, al que hay que sumar que un 5% de la población es susceptible de sufrir un episodio epiléptico en algún momento de su vida, sigue siendo una enfermedad prácticamente desconocida, lo que ha conseguido rodearla de falsos mitos que es importante desterrar para aprender a convivir y a enfrentarse a una enfermedad neurológica.

por en Enfermedades frecuentes, Noticias Médicas, Prevención, Salud de Mujer, Cerebro, Sistema nervioso
Última actualización:

    epilepsia

    Epilepsia: El enigma de un trastorno que afecta a 400.000 personas. La epilepsia es una enfermedad neurológica de la que, según datos de la Sociedad Española de Neurología, se diagnostican cada año cerca de 20.000 nuevos casos, aunque su prevalencia en este caso no ha desvelado la respuesta que, desde desde años, buscan los médicos y especialistas. ¿Por qué se produce la epilepsia? Un trastorno que, coincidiendo con la celebración del Día Nacional de la Epilepsia, quiere romper las barreras que la han convertido en una enfermedad prácticamente desconocida.


    La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso, caracterizada principalmente por la aparición recurrente de ataques repentinos con pérdida brusca del conocimiento y convulsiones, causados por una actividad eléctrica anormal en la corteza cerebral. Un trastorno que, según datos de la Sociedad Española de Neurología coindiciendo con la celebración (24 de mayo) del Día Nacional de la Epilepsia, afecta en nuestro país a cerca de 400.000 personas, si bien en el 70% de los casos el motivo desencadenante u origen sigue siendo una incógnita.

    Pero no es el único enigma que rodea a la epilepsia, una enfermedad que, sin quererlo, se ha visto rodeada de falsos mitos. Así, por ejemplo, la epilepsia no está relacionada con un bajo nivel intelectual ni tampoco los pacientes presentan trastorno psicológico. De hecho, personajes históricos y célebres como Dostoiewsky, Napoleón Bonaparte, Julio César o Isaac Newton padecieron epilepsia. El desconocimiento de la enfermedad no solo genera falsos mitos y perjucios, sino que incide directamente en la percepción que se tiene de la enfermedad, siendo al final la persona epiléptica la verdaderamente afectada a la hora de enfrentarse a un trastorno que, tal y como subrayan los médicos, no ha conseguido librarse de todos los estigmas.


    Según datos médicos, anualmente se diagnostican en nuestro país cerca de 20.000 nuevos casos de un trastorno que suele manifestarse fundamentalmente durante la infancia y la tercera edad, aunque también es cierto que hay un 5% de la población que es vulnerable a sufrir un episodio epiléptico alguna vez en su vida, por ejemplo durante la fase aguda de una enfermedad, sin que se vuelva a repetir. No es un trastorno genético y, a diferencia de otras enfermedades que afectan al cerebro, solo en el 1% de los casos es hereditaria. Hallar la causa, o como lo definen los investigadores y especialistas, el interruptor de la epilepsia es el reto y hacia el que se dirigen las investigaciones, ya que es la única manera de mejorar el tratamiento.

    Actualmente, los investigadores siguen la hipótesis de que la epilepsia se produce por un desequilibrio en en el cerebro entre la capacidad excitadora y la inhibidora. Un desajuste al que se dirigen los tratamientos farmacológicos actuales, aunque los médicos reconocen que en un 20% de los casos no están dando los resultados esperados y hay que recurrir a otros tipo de terapias, y que pueden pasar por la cirugía o la estimulación eléctrica.

    ¿Cómo actuar ante una crisis epiléptica? Precisamente aquí los médicos subrayan que hay que desterrar los falsos mitos, como el meter algo en la boca al paciente. Lo que sí se debe hacer es mantener la calma, retirar todos los objetos que haya alrededor en el momento de la crisis epiléptica y evitar que se golpee la cabeza, esperar a que finalice (la duración media es de dos minutos) y acostar a la persona de lado para evitar la obstrucción de las vías respiratorias.

    730

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesNoticias MédicasPrevenciónSalud de MujerCerebroSistema nervioso

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares