Navidad 2016

Estrés visual: síntomas y remedios para evitarlo

Estrés visual: síntomas y remedios para evitarlo

Estrés visual: síntomas y remedios para evitarlo. Picor, escozor, lagrimeo o dolor de cabeza pueden anunciarnos que nuestros ojos están estresados, una dolencia que pone en riesgo nuestra salud pero que también está en nuestras manos evitar.

por en Enfermedades frecuentes, Estrés, Remedios caseros, Salud de Mujer, Consejos Salud, Ojos
Última actualización:

    estres visual

    ¿Sabías que tus ojos también pueden estresarse? El lagrimeo constante, la pérdida de visibilidad o el dolor de cabeza son algunos de los síntomas que pueden alertarnos de que padecemos estrés visual. ¿Cuáles son los mejores remedios para evitarlo? Vamos a ver más detenidamente qué es lo que podemos hacer por mejorar la salud de nuestros ojos.


    No siempre les prestamos la debida atención, pero el cuidado de los ojos es fundamental para garantizar su salud. Algo tan sencillo como colocar a la distancia correcta la pantalla del ordenador o cuidar la iluminación de las habitaciones puede hacer que nuestros ojos están más o menos expuestos a sufrir estrés. En primer lugar, nos vamos a centrar en las señales que nos pueden advertir de que no estamos cuidados nuestra salud visual y, a continuación, los remedios o cambios de hábito que está en nuestra mano adoptar para proteger a nuestros ojos de dolencias y molestias, una de ellas, el estrés visual.


    Entre los síntomas más comunes y que nos alertan de que seguramente padecemos estrés visual se incluyen:

    La sensación de tener los ojos cansados es muy frecuente sobre todo entre aquellas personas que, por motivos laborales, permanecen muchas horas al día delante de la pantalla de un ordenador. Fijar la vista a corta distancia durante mucho tiempo es el principal factor de riesgo de padecer estrés visual.

    Ocurre algo similar si pasamos muchas horas al día viendo la televisión.

    Tanto la posición como las posturas que adoptamos inciden en el estado de los ojos. Curiosamente, nuestros ojos están diseñados para mirar sobre todo de lejos, reduciendo a tiempos cortos la visión cercana. Regla que rompemos más a menudo de lo que creemos.

    ¿Cuándo saber que padecemos estrés visual? Si los síntomas que hemos reseñado –picor, escozor, lagrimeo, visión doble, dolor de cabeza o mareos- los notamos al menos una vez al día, y sobre todo a partir de la tarde, lo más probable es que tengamos estrés visual, dolencia que el médico se encargará de confirmar.

    Además de los trabajos que implican usar el ordenador durante toda la jornada laboral, hay otras profesiones que también más riesgos de padecer estrés visual, por ejemplo, las modistas y sastres o los joyeros (proceso de montaje de las piezas). De igual manera, el estrés visual no conoce edad, es decir, puede aparecer en la infancia o en la edad adulta. Así, los niños menores de siete años son los que con más frecuencia pueden padecerlo, sobre todo porque las funciones visuales aún están maduras del todo y eso les obliga a forzar más la vista (por ejemplo, al prestar atención a la pizarra de clase). Algunos problemas visualesmiopía, hipermetropía o astigmatismo- también pueden hacer a nuestros ojos más vulnerables a padecer estrés.


    Tal y como recomiendan los expertos de la Sociedad Ergoftalmológica Española, el ordenador debe estar situado, al menos, a 50 centímetros de distancia y a 12 centímetros por debajo de los ojos. Los libros, periódicos o revistas se deben colocar elevados 25 grados de la mesa. De igual manera, no se deben colocar notas o papeles (pos-it) en la pantalla del ordenador, ya que obligan a la vista realizar un esfuerzo mayor.

    Otro consejo a tener en cuenta es salir a pasear, al menos 15 minutos, todos los días, para ayudar a nuestros ojos a relajarse mirando al horizonte. Hay que cuidar la iluminación de las estancias (luz directa sobre la superficie de trabajo) y la decoración (es mejor pintar las paredes de tonos claros, evitando el blanco y sus destellos). La postura es fundamental: sentarnos con la espalda recta, codos en el escritorio y nudillos sujetando la barbilla con una ligera inclinación. Si eres fumador/a, coloca un humidificador para evitar la concentración de humo.

    926

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesEstrésRemedios caserosSalud de MujerConsejos SaludOjos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares