Estrés y endometriosis: ¿El mal humor es causa o consecuencia?

De síntoma a causa. El vínculo entre estrés y endometriosis podría tener la respuesta más buscada, el origen de este trastorno.

por , il

    Estrés y endometriosis: ¿El mal humor es causa o consecuencia?

    La relación entre estrés y endometriosis podría desvelar las causas de esta enfermedad, hasta ahora desconocidas para la ciencia y la medicina. Las hipótesis que toman ventaja apuntan a problemas en el sistema inmunológico, debilitado por factores de riesgo como el estrés.

    La endometriosis es una patología ginecológica que afecta a entre el 10-15% de las mujeres, sus síntomas pueden llegar a incapacitantes y puede ser una de las causas de infertilidad femenina. Los cambios de humor hasta ahora se habían considerado un síntoma más, asociado al estrés y al impacto de la propia enfermedad. Pero, ¿realmente es causa o consecuencia?

    ¿Cómo afecta el estrés a la endometriosis?

    La ciencia ha recabado numerosos indicios sobre el vínculo entre estrés y endometriosis, y uno de ellos es la mayor prevalencia de este trastorno en el medio urbano, escenario más propicio para convivir con el estrés como parte incluso del estilo de vida. Pero hay más.

    La endometriosis es una patología crónica que se caracteriza por el crecimiento del tejido endometrial fuera del útero, generalmente en la zona de las trompas de Falopio y en los ovarios. Entre los síntomas más frecuentes, desde dolor abdominal al dolor durante las relaciones sexuales. Malestar físico que tiene un claro impacto en la salud emocional y que puede derivar en una sensación mayor de ansiedad, estrés, cambios de humor e irritabilidad.

    Esta carga de estrés puede agravar los síntomas de la endometriosis, tal y como mantienen diversos estudios, como el desarrollado por investigadores de la Ponce Health Science University, en Puerto Rico. Una de las consecuencias negativas del estrés es que debilita el sistema inmunológico, lo que dejaría más indefenso al organismo de la mujer para combatir la progresión de la endometriosis.

    Endometriosis y defensas bajas

    Uno de los problemas para desentrañar esta enfermedad es que se puede manifiestar de manera distinta en cada mujer. De hecho, como recoge la Guía de atención a las mujeres con endometriosis, publicada por el Sistema Nacional de Salud, se estima que en un 15-30% de los casos es asintomática, es decir, no presenta ningún signo evidente. De ahí la importancia de conocer las causas que están detrás de su origen.

    Una de las teorías que más interés ha suscitado es la que apunta a un defecto del sistema inmunológico, cuya función es eliminar las células anormales y los microbios del abdomen. Al hablar de defensas bajas se refiere a su calidad, menor en este caso, lo que dificultaría el bloqueo de las células endometriales para que se expandieran a otros órganos. Los científicos también han visto una posible relación hereditaria, ya que las mujeres con familiares de primer grado (madre, hermanas) con endometriosis tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

    También te puede interesar: Genética y endometriosis: Nuevos descubrimientos de la ciencia y descubre los testimonios de famosas que viven con endometriosis: ¿qué ha cambiado en sus vidas?

    Viajes y vacaciones