Fibromialgia: Patología ¿invisible?

Fibromialgia: Patología ¿invisible? Dolor persistente, fatiga y cansancio generalizado, alteraciones del sueño, son los principales síntomas que padecen las personas con fibromialgia, una patología que afecta sobre todo a las mujeres y que, pese a estar reconocida como enfermedad, sigue siendo prácticamente una desconocida y, en ocasiones, invisible, ya que sus síntomas, aunque pueden condicionar la calidad de vida, se tienden a confundir con otras enfermedades. De momento, se desconoce la causa de la fibromialgia, una patología que afecta al 3% de la población.

Fibromialgia: Patología ¿invisible?
  • Comenta
fibromialgia

Fibromialgia: Patología ¿invisible?Fibromialgia: Patología ¿invisible? Dolor, cansancio y fatiga son tres de los síntomas que padece un 3% de la población, síntomas de una enfermedad que, aunque reconocida por la Organización Mundial de la Salud desde el año 1992 y cuya prevalencia es muy superior entre las mujeres, sigue siendo, en gran medida, invisible. Así es como reconocen sentirse muchos de los pacientes con fibromialgia que, aunque pueda confundirse con la fatiga crónica, tiene sus particularidades.

La fibromialgia fue reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud en el año 1992, incluida dentro del Manual de Clasificación Internacional de Enfermedades, de la misma manera que el síndrome de fátiga crónica. Una enfermedad que celebra su día mundial cada 12 de mayo. Sin embargo, pese a que han transcurrido varias décadas, la fibromialgia sigue siendo en muchos aspectos una enfermedad desconocida y casi invisible. Una enfermedad que puede afectar notablemente a la calidad de vida, que requiere un diagnóstico y un tratamiento, y que puede llegar a ser una patología invalidante, como subrayan desde la Confederación Nacional de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple.

Expresiones como me duele todo el cuerpo definen lo que sienten los pacientes, y en especial las mujeres como principales afectadas, de fibromialgia, una enfermedad crónica del sistema nervioso central que aparece con dolor generalizado y un cansancio y fatiga persistente. Síntomas a los que pueden acompañar la rigidez muscular, dolor de cabeza, mareos, hormigueo en las extremidades, necesidad de orinar con frecuencia o alteraciones del sueño. Síntomas que persisten en el tiempo y que no mejoran con el reposo o el descanso. Además, las personas con fibromialgia presentan zonas hipersensibles en el cuerpo, desde el cuello, hombros, espalda, caderas, brazos y piernas. Según datos médicos, la fibromialgia afecta al 3% de la población, si bien más del 80% de los pacientes son mujeres. De detección cada vez más frecuente, los médicos y especialistas también han alertado de que sus síntomas, los cuales suelen aparecer en la edad media, se están adelantando incluso a edades entre los 30 y los 35 años.

El dolor crónico, el cual verse alterado por las cargas físicas, una alteración emocional o, incluso, el cambio de estación, es el síntoma más característico, acompañado de la fatiga, presente en siete de cada diez casos, si bien mantiene diferencias con la patología del síndrome de la fatiga crónica, cuyo principal síntoma es el cansancio generalizado, si bien su causa se relaciona con un virus, mientras que la fibromialgia se considera una enfermedad reumática.

Fibromialgia: Causas

La fibromialgia sigue siendo una enfermedad de origen desconocido, aunque puede tener un importante impacto sobre la calidad de vida de paciente y sobre su capacidad funcional y estado emocional. Enfermedad crónica, aunque no degenerativa, que afecta sobre todo a los músculos, ligamentos y tendones, imposibilitando realizar una actividad repetitiva o que requiere un determinado esfuerzo físico. La OMS la clasifica entre los reumatismos de partes blandas, si bien los avances en el conocimiento y en los síntomas de esta enfermedad hacen necesario un abordaje multidisciplinar para su tratamiento.

No hay, por ahora, un tratamiento definitivo para curar la fibromialgia. Por tanto, los objetivos son mitigar y combatir los síntomas, sobre todo el dolor y la fatiga. Además, hay una serie de factores evitables y que pueden agravar la dolencia, como evitar adoptar posturas forzadas, realizar ejercicios que requieran demasiado esfuerzo o, incluso, evitar el sobrepeso o la obesidad, un factor de sobrecarga de los músculos. Además de mejorar ciertos aspectos y hábitos (evitar el sedentarismo, revisar nuestra alimentación), en algunos casos, siempre bajo prescripción médica, se puede recurrir a los calmantes o analgésicos para aliviar los dolores.

Fibromialgia: Patología ¿invisible?

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

miércoles 09/05/2012 escrito por Isabel en , ,

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
vuelve arriba