Flujo blanco antes de la regla: ¿Es embarazo?

En principio, el flujo blanco es una secreción normal y natural, relacionada con la inminente llegada de la menstruación, con los días de ovulación y con el embarazo.

por , il

    El flujo blanco antes de la regla es algo muy frecuente entre las mujeres y no siempre debe preocuparnos. Es normal que se produzca en determinadas condiciones fisiológicas o durante el periodo gestacional al ser muy relacionado con la carga hormonal de las muejeres.

    De entrada, hay que señalar que, antes de alarmarnos, hay que tener en cuenta que el flujo blanco es una secreción fisiológica que se produce antes de la menstruación, en la ovulación o durante el embarazo. Si el flujo es constante y espeso, conviene consultar al médico ya que detrás puede haber una infección.

    1.- Normal durante la ovulación

    La secreción de flujo blanco no tiene por qué ser un problema, ya que se trata de algo normal y natural y que nos avisa, por ejemplo, de la inminente llegada de la menstruación, de que estamos en el periodo de ovulación o de que estamos embarazadas. Eso sí, aunque sea normal, conviene prestar atención porque, cuando es constante, puede alertarnos de infección que debe ser tratada. Hablamos de la candidiasis, provocada por la cándida.

    2.- Flujo blanco: ¿Qué es?

    El flujo vaginal, cuando cambia de tonalidad, puede alertarnos de que algo no va bien. Sin embargo, cuando es de color blanco no tiene por qué ser, como hemos visto, un problema. El flujo cumple una función importante, que no es otra que la de proteger las zonas genitales y evitar el contagio de bacterias y hongos. El flujo blanco, una mucosidad más o menos gelatinosa y densa, también puede llegar acompañado de algunas molestias, como picor en la zona íntima, cambio de olor o malestar.

    3.- Reacción fisiológica

    Cuando el flujo es débil, casi transparente y pegajoso, las pérdidas de color blanco se deben a una reacción fisiológica normal. Las secreciones son típicas de los días antes de la ovulación y del ciclo menstrual; en otras palabras, los síntomas de la fertilidad.

    4.- Flujo blanco en embarazo

    De igual manera, estas pérdidas de flujo blanco son uno de los síntomas durante los primeros meses del embarazo. Una respuesta natural de nuestro cuerpo, al comienzo y durante el embarazo, es aumentar la producción de flujo para proteger el útero y, sobre todo, al feto de los posibles ataques de gérmenes y otras bacterias.

    5.- ETS y Hongos

    También puede darse el caso de que estas pérdidas respondan a un problema de salud provocado por la presencia de una patología o ETS. La cándida, por ejemplo, es una infección micótica provocada por un hongo (cándida albicans). Aparece por el desequilibrio de la flora vaginal, debido a factores como la tensión, la fatiga o los problemas de higiene y con ello el consiguiente debilitamiento del sistema inmunológico. Se suelen prescribir antibióticos.

    6.- Infección bacteriana

    Además del flujo blanco, en el caso de que haya infección, también aparecen otros síntomas como ardor al miccionar o dolor al mantener relaciones íntimas de pareja. Para el diagnóstico preciso de la infección, es necesario realizar un frotis vaginal. Si notamos alguno de estos síntomas, es muy importante acudir al médico para confirmar o descartar que estemos ante una infección, ya que de no tratarse podría entrañar complicaciones para nuestra salud.

    Viajes y vacaciones