Flujo marrón: Causas y cuándo nos tenemos que preocupar

¿Has sufrido pérdidas de sangre marrón oscuro? No te preocupes, el flujo marrón generalmente no es síntoma de una patología. Pero mejor conocer todas sus causas.

por , il - Última actualización

    Flujo marrón: Causas y cuándo nos tenemos que preocupar

    Comúnmente el flujo marrón o flujo marrón oscuro, son esas pérdidas de sangre oscuro que no son de tipo menstrual, y que se pueden verificar ya sea en el periodo intra-menstrual (entre un ciclo y otro, a menudo a la par que el flujo marrón en la ovulación), ya sea poco antes de la propia menstruación, o también flujo marrón durante la primera fase de un embarazo (en este caso, eso sí, son normales y determinadas por la implantación del óvulo en el útero, conocido como el sangrado de implantación).

    Las causas del “spoting”, éste es el término que los ginecólogos utilizan para definir el fenómeno de las pérdidas hemáticas oscuras, son diferentes en función de su origen, y en la mayor parte de los casos no son motivo de preocupación aunque, eso sí, conviene no infravalorarlas, sobre todo si se trata de episodios repetitivos. Ahora vamos a intentar aclarártelo, distinguiendo entre las pérdidas de “spoting” de origen disfuncional u orgánico.

    Causas de flujo marrón o spoting de origen disfuncional

    Se trata de la causa más común, sobre todo en la edad fértil, y se deben no a una patología ginecológica de tipo orgánico (que veremos más adelante), sino a una condición de desequilibrio psicofísico, o a problemas de naturaleza “mecánica”, todos solucionables.

    Causa 1 del flujo marrón: Estrés

    La hormona cortisol (cuyos niveles se alzan cuando estamos estresadas) y la hormona adrenalina, trabajan juntas poniendo al organismo en estado de alarma. Un estado que influye en el hipotálamo, la parte de nuestro cerebro que regula también la actividad de nuestros ovarios, al igual que todos los biorritmos corpóreos. [/multipage]

    Causa 2 del flujo marrón: Trastornos de la alimentación y la obesidad

    Cuando una mujer tiene problemas vinculados a la alimentación, como la anorexia, la bulimia, la obesidad producida por el comer compulsivo, también su ciclo menstrual pierde el norte. Sobre todo cuando hablamos de bulimia nerviosa, se puede llegar incluso a una interrupción del ciclo menstrual (amenorrea secundaria).

    Causa 3 del flujo marrón: Los anticonceptivos

    El uso de anticonceptivos hormonales como la píldora pero también el anillo vaginal provocan en el 10% de las mujeres pequeñas pérdidas hemáticas oscuras entre un ciclo y otro. En todo caso, aunque no se trata de pérdidas preocupantes, es siempre mejor comunicarle estos episodios al propio ginecólogo. También la colocación del DIU y su espiral revestida de cobre puede producir en el 12% de los casos.

    Causa 4 de flujo marrón o spoting: Origen orgánico

    Entre las causas orgánicas están los Quistes ováricos. Los episodios de spoting o flujo marrón entre reglas, también conocido como flujo marrón intermenstrual, se verifican especialmente, y son recurrentes. Por tanto es mejor hacer una revisión a través de una ecografía pélvica. También el síndrome del ovario poliquístico puede manifestarse de este modo.

    Causa 5 del flujo marrón: Pliegue del cuello del útero

    Llamado ectopía, puede también producir el fenómeno de spotting. De por sí se trata de una condición no patológica porque generalmente es congénita. Y además de provocar pérdidas marrones, se caracteriza también por una mayor producción de moco vaginal y por pequeñas pérdidas de sangre tras las relaciones sexuales.

    Causa 6 del flujo marrón: Fibromas y pólipos

    Son tumores benignos que crecen en el útero (pueden ser cervicales o endometriales), y uno de sus síntomas son estas pérdidas hemáticas de color oscuro. Se pueden diagnosticar fácilmente a través de ecografías, y deben ser observados y eliminados quirúrgicamente. En cualquier caso son inocuos. Para saber más sobre el mioma de útero o fibroma uterino pincha aquí.

    Causa 7 del flujo marrón: Lesiones pre-cancerosas y cancerosas

    Sufrir este tipo de spotting de manera recurrente, y con mayor razón si ya se está en la menopausia, puede debe hacer surgir la sospecha de que exista algo más grave. Efectuar cada 2-3 años una citología vaginal desde los 25 años en adelante es la mejor manera de prevenir este género de patología.

    Viajes y vacaciones