Navidad 2016

Ganglios del cuello inflamados: Causas más frecuentes

Ganglios del cuello inflamados: Causas más frecuentes

Ganglios del cuello inflamados: Causas más frecuentes. El cuello es una de las zonas principales en las que se ubican los casi 600 ganglios que tenemos en el cuerpo y cuya función es actuar de escudo protector ante el ataque de virus, bacterias o otros agentes infecciosos. ¿Por qué se inflaman? Te lo contamos.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Enfermedades respiratorias, Ganglios
Última actualización:

    ganglios inflamados cuello

    El cuello es una de las zonas en las que ubican los cerca de 600 ganglios que tenemos en el cuerpo. Pero, ¿por qué se inflaman?, ¿cuáles son las causas más frecuentes de los ganglios del cuello inflamados? Conocer las respuestas nos ayudará a resolver algunas dudas y, sobre todo, a evitar la ansiedad al detectarnos un ganglio inflamado.


    Aunque es cierto que si la inflamación no remite en unos días hay que consultar al médico, en principio la inflamación de los ganglios no siempre es negativa, sino que es la respuesta del sistema inmunitario para defenderse del ataque de alguna bacteria, virus o germen infeccioso. Si la inflamación persiste, acompañada de enrojecimiento de la zona y endurecimiento del ganglio –al tacto no se mueve-, fiebre, exceso de sudoración, dolor articular o pérdida de peso sin causa aparente, lo más aconsejable es consultar al médico para detectar la causa exacta de la inflamación.

    La preocupación es, sin duda, la primera reacción ante la detección de un ganglio del cuello inflamado, motivada en gran medida por el desconocimiento de cuáles son las funciones que desempeñan los ganglios y que, en pocas palabras, se resume en actuar de escudo protector de nuestro organismo. Además del cuello, los ganglios linfáticos se localizan fundamentalmente en la ingle y en las axilas. La hinchazón de los ganglios del cuello es la más frecuente, pudiendo aparecer tanto en niños como en adultos.


    Dolor de garganta, resfriado, faringitis, otitis son algunas de las infecciones que pueden provocar la inflamación de los ganglios del cuello.

    Infecciones a las que se pueden sumar otros problemas de salud que afectan al sistema inmunitario, tales como artritis reumatoide o lupus. La alergia o hipersensibilidad a determinados medicamentos también se incluye entre las posibles causas de hinchazón de los ganglios.

    Además de las enfermedades virales que afectan a las vías respiratorias –catarros, resfriados-, la mononucleosis (también conocida como la enfermedad del beso por su vía de transmisión) también puede provocar la misma sensación, así como la toxoplasmosis (infección). Lógicamente, es importante que el médico certifique la causa exacta que ha provocado la inflamación de los ganglios para descartar otros problemas de salud. Entre las pruebas médicas, además de palpar los ganglios (también hay que detectar si los del resto del cuerpo están inflamados o solo los del cuello), se incluye un análisis de sangre y, si la inflamación se mantiene, puede ser recomendable una ecografía o una biopsia.

    Aunque es cierto que la prevención es fundamental en todo lo relacionado con la salud, si notamos una inflamación de los ganglios del cuello, antes de preocuparnos en exceso es importante que repasemos, por ejemplo, si en los últimos días hemos notado otros síntomas o dolencias, sobre todo si hemos tenido una infección respiratoria. No hay que obviar las señales que nos envía nuestro cuerpo, por eso hay que palpar los ganglios, y si los notamos endurecidos, de forma irregular al tacto y no se mueve, acudir al médico.

    708

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludEnfermedades respiratoriasGanglios

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares