Navidad 2016

Gastritis: Causas, síntomas y complicaciones

Gastritis: Causas, síntomas y complicaciones

Gastritis: Causas, síntomas y complicaciones. La gastritis es una inflamación del estómago, una dolencia digestiva que puede ser aguda o crónica. Conocer los síntomas, las causas que están detrás y las posibles complicaciones nos ayudará a mejorar la prevención y el tratamiento de esta patología.

por en Alimentación, Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Gastritis
Última actualización:

    gastritis problemas

    Son varias las causas que pueden estar de la gastritis, una dolencia digestiva común y que consiste en la inflamación del estómago. ¿Cuáles son sus síntomas?, ¿puede tener complicaciones? Son dos de las preguntas a las que vamos a tratar de dar respuesta. De entrada, hay que diferenciar entre dos tipos de gastritis, la aguda, que se presenta de manera brusca y es duración corta, y la gastritis crónica que aparece de manera insidiosa y es permanente.


    ¿Por qué se produce la gastritis?, ¿qué podemos hacer si aparece esta dolencia que, además de molesta, puede provocar dolor y malestar general? La gastritis puede dañar la mucosa del estómago, provocando su pérdida. Es lo que se conoce como gastritis erosiva, la cual puede estar provocada por:

    • El estrés provocado por tener problemas de salud o haberse sometido recientemente a una operación quirúrgica.
    • Abusar o tomar de manera prolongada tratamientos con fármacos antiinflamatorios, por ejemplo en el caso de trastornos o patologías reumáticas.
    • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

    La gastritis también puede estar causada por el bacilo Helicobacter pylori, más frecuente en este caso entre la población infantil. Estamos ante una gastritis no erosiva, es decir, que no provoca la pérdida de mucosa gástrica. Otra causa reside en los anticuerpos que forma el propio organismo contra la mucosa del estómago.


    Falta de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, lengua blanquecina, mal aliento y, en ocasiones, episodios de fiebre. Son los síntomas más comunes de la gastritis. Además, en el caso de las gastritis erosivas, pueden provocar hemorragias.


    Las gastritis causadas por el Helicobacter pylori, en algunos casos, solo vienen acompañadas de dolor abdominal y náuseas síntomas que persisten durante varios días y que, después, se vuelven crónicos.

    La forma de diagnosticar este tipo de gastritis es con un análisis del aliento, de la sangre o de las deposiciones. Estas gastritis incrementan los riesgos de padecer úlceras gastroduodenales y tumores gástricos.

    Por su parte, la gastritis por anticuerpos provoca la atrofia de la mucosa gástrica, lo que impide la absorción de la vitamina B12, déficit que está detrás de los problemas de anemia. También aumenta el riesgo de padecer cáncer de estómago.


    Cuando aparece gastritis aguda, lo más aconsejable es no comer nada durante al menos 12-24 horas. Sí se debe beber agua o infusiones de manzanilla y, en caso necesario, tomar algún fármaco contra el dolor o los vómitos. Una vez transcurrido este tiempo se puede tomar sopa de pan, avena o arroz, y a medida que vayamos notando mejoría de los síntomas, añadir purés, pescado blanco o carne magra de ternera o pollo sin primero, primero hervidos y luego a al plancha.

    Cuando se trata de gastritis crónica es aconsejable que las ingestas sean ligeras, frecuentes y siempre masticando bien. Los alimentos, mejor hervidos o a la plancha, evitando las especies, grasas, café, alcohol o tabaco. El médico puede prescribir tratamiento farmacológico para bloquear el ácido del estómago y, si la causa es el Helicobacter pylori, recetar antibióticos. La anemia provocada por déficit de vitamina B12 se trata directamente con inyección de esta vitamina, ya que su carencia también dificulta su absorción en forma de pastillas.

    752

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónEnfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludGastritis

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares