Gonorrea en mujeres: Síntomas, transmisión y cura

Gonorrea en mujeres: Síntomas, transmisión y cura

La gonorrea es una de las ETS más frecuentes, cuyo contagio no debe ser subestimado. ¿Cómo reconocer los síntomas en mujeres?, ¿cuál es el mejor tratamiento?

por en Ginecología, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, ETS
Ultimo aggiornamento:

    La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual, causada por la bacteria denominada Neisseria gonorrhoeae, y que puede afectar tanto a hombres como mujeres, si bien es cierto que los síntomas son diferentes. Desde que se entra en contacto con la bacteria hasta que aparecen los primeros síntomas suelen transcurrir entre dos y cinco días. En el caso concreto de las mujeres los síntomas, que no siempre son evidentes desde el primer momento, suelen ser flujo vaginal amarillento, sangrado entre reglas, dolor al orinar y dolor abdominal en la zona baja. Una enfermedad que hay que tratar porque, entre otras complicaciones, si no se trata puede hacernos mucho más vulnerables a padedecer la denominada enfermedad inflamatoria pélvica y que puede ser causa de infertilidad.

    La gonorrea se transmite principalmente a través de relaciones sexuales sin protección. Esta infección puede darse a cualquier edad. Vamos a ver más detenidamente cómo actuar si detectamos algunos de estos síntomas o sospechamos que podamos tener gonorrea.

    La gonorrea, tal y como hemos señalado, es una enfermedad de transmisión sexual causada por una bacteria que crece y se reproduce muy fácilmente en zonas húmedas y calientes. En las mujeres, las zonas afectadas son esencialmente el cuello del útero, el útero, la uretra y las trompas de Falopio. Sin embargo, la bacteria de la gonorrea puede incluir aparecer en otras zonas del cuerpo, la boca, los ojos.

    La transmisión de la bacteria de la gonorrea se produce por vía sexual, ya sea vaginal, anal u oral. Cualquier persona sexualmente activa puede infectarse de gonorrea, a cualquier edad. Pero la transmisión también puede ocurrir de madre a hijo durante el parto, si no se ha seguido un tratamiento adecuado. Hay que señalar que la gonorrea no desarrolla anticuerpos, por lo que, aunque hayamos pasado la enfermedad, si de nuevo se mantienen relaciones sin protección con una persona infectada, se puede contagiar de nuevo.

    La gonorrea también puede transmitirse durante el parto, pudiendo poner en riesgo la vida del recién nacido.

    Por lo tanto, es importante que las mujeres embarazadas que sufren de gonorrea reciban el tratamiento adecuado antes de dar a luz, y en cualquier caso todas las mujeres embarazadas deben someterse a pruebas de diagnóstico para descartar esta infección.

    Al igual que sucede con otras ETS, la gonorrea en los hombres es esencialmente asintomática, y esto provoca su transmisión involuntaria. Cuando se presentan los síntomas, los más comunes son la sensación de quemazon al orinar, una secreción blanca, amarilla o verde, y en algunos casos, inflamación y dolor en los testículos. También en el caso de las mujeres puede ser asintomática, si bien los síntomas más comunes son sensación de ardor al orinar, aumento de la secreción vaginal y sangrado anormal entre ciclos menstruales. Por su parte, los síntomas de infección rectal incluyen secreción, picazón anal, dolor, sangrado, o dolor al defecar. Si la infección se desarrolla en la boca puede causar dolor de garganta.

    El diagnóstico de la gonorrea se puede hacer con un simple análisis de orina, o a través de una muestra anal o de la orofaringe. Por su parte, el tratamiento de la gonorrea suele consistir en la toma de antibióticos, pero debe ser una terapia de pareja, y durante el tratamiento será preferible abstenerse de tener relaciones sexuales para evitar la propagación de las bacterias. La desaparición de los síntomas se produce al cabo de unos días después de iniciar el tratamiento, pero la curación completa tardará entre 10-15 días, tiempo en el que se debe continuar el tratamiento sin interrupción.

    La gonorrea no tratada puede causar problemas de salud graves y permanentes en las mujeres y los hombres. En las mujeres, la infección puede extenderse a las trompas de Falopio y el útero y causar enfermedad inflamatoria pélvica. En estos casos, a los síntomas de la gonorrea se añaden fiebre y dolor abdominal intenso. La gonorrea, como otras enfermedades venéreas, puede aumentar el riesgo de contraer o transmitir el VIH, el virus que causa el SIDA.

    Todas las personas sexualmente activas están en riesgo de infección por gonorrea, por lo que para evitar el contagio de la bacteria es necesario tener relaciones con protección.

    También te puede interesar: Duchas vaginales naturales para la cándida y otras infecciones y Cándida masculina: síntomas y tratamiento.

    969

    ESCRITO POR PUBLICADO EN GinecologíaPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludETS Última actualización: Jueves 02/06/2016 07:17
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares