Harvard retira a la leche de la lista de alimentos saludables

Descubre las razones de la Universidad de Harvard para sacar a la leche de la lista de alimentos saludables.

por , il

    Harvard retira a la leche de la lista de alimentos saludables

    Considerada hasta ahora un alimento básico, Harvard retira a la leche de la lista de alimentos saludables. Y lo hace basándose en diversos estudios que plantean que excederse con el consumo de leche de vaca y lácteos podría no ser tan beneficioso como parece.

    La leche de vaca ha sido sustituida en muchas dietas, por la tendencia de comer más verde, por las denominadas bebidas o leches vegetales (avena, avellanas, soja, almendra…). A esto se suma que en torno a un 15% de la población ha padecido en algún momento intolerancia a la lactosa.

    ¿La leche es buena o mala?

    La leche es un alimento rico en nutrientes, como proteínas, vitaminas, hidratos de carbono, grasas y minerales, calcio en especial. Su aporte nutricional es indiscutible, pero en lo que no se pone de acuerdo la ciencia es en cuánta leche se debe consumir al día.

    En España, la pirámide alimentaria avalada por las autoridades sanitarias, recomienda tomar de 2-3 raciones al día de leche y derivados (1 vaso de leche, 2 yogures o una porción de queso). Muy diferente a la recomendación de Harvard de limitar a 1-2 las raciones diarias.

    Harvard y la leche de vaca

    Diversos estudios realizados por investigadores de la Universidad de Harvard han indagado en las propiedades de la leche y sus efectos en la salud. Uno de los últimos estudios, publicado en el American Journal Epidemiology, asociaba el excesivo consumo de la leche de vaca con una mayor probabilidad de desarrollar algunos tipos de cáncer (colon, estómago, mama), así como una mayor predisposición a enfermedades como diabetes, obesidad, aparición de acné, exceso de mucosidad, cálculos renales, flatulencias y otros síntomas de intolerancia a la lactosa.

    En el caso de la mujer, esta investigación también recogía como posibles consecuencias del alto consumo de leche de vaca y lácteos con flujos menstruales más abundantes, espasmos menstruales y mayor prevalencia de infecciones vaginales.

    Estudios que plantean nuevas preguntas para los investigadores, pero que sí nos sirven para recordar que la clave de una dieta es la moderación, y si eliminamos un alimento, sustituir las fuentes de los nutrientes esenciales que nos aportaba.

    También te puede interesar: Mitos y verdades sobre el consumo de la leche y descubre cómo sustituir la leche si eres vegano o intolerante a la lactosa.