Navidad 2016

Higiene bucal: Protección contra la neumonía

Higiene bucal: Protección contra la neumonía

Higiene bucal: Protección contra la neumonía. La higiene de nuestra boca es fundamental para garantizar su salud, un termómetro para calibrar nuestros riesgos de sufrir otras enfermedades, ya que la boca es puerta de entrada de bacterias y virus que pueden desembocar en una neumonía, tal y como ha constatado el último estudio de investigación llevado a cabo. La prevención es fundamental y el cuidado de nuestra salud bucal pasa por seguir unos sencillos consejos y unos hábitos de visita periódica al dentista.

    higiene dental y salud

    Higiene bucal: Protección contra la neumonía. Los hábitos saludables y de higiene no solo son fundamentalmente para el cuidado de nuestros dientes y nuestra salud bucal, sino también para prevenir enfermedades respiratorias, como la neumonía, cuya prevalencia, según apuntan los investigadores, es mayor en aquellos pacientes que no han prestado especial atención a la higiene de su boca, puerta de entrada de bacterias y virus que pueden poner en serio riesgo la salud de nuestro organismo. Evitarlo es posible, basta con seguir unos cuidados y unos mínimos hábitos de higiene como el cepillarse los dientes después de cada comida.


    La higiene de nuestra boca es uno de los mejores termómetros para calibrar nuestra salud, máxime después de las conclusiones extraídas del último estudio de investigación llevado a cabo por la Universidad de Yale y que constata que existe una importante relación entre la salud de nuestra boca y los trastornos pulmonares o respiratorios. En concreto, se ha detectado que los problemas respiratorios vienen precedidos por cambios en las bacterias de la boca y que las posibilidades de supervivencia a consecuencia de una neumonía se pueden ver reducidas en pacientes que presentan problemas en las encías. Afortunadamente, también hay que señalar que el porcentaje de mortalidad de enfermos con neumonía es bajo, un 5%.

    Cuidar nuestra higiene bucal es fundamental y ello incluye, además de unos hábitos como el cepillarse los dientes después de cada comida, las visitas periódicas al dentista. Una higiene a la que se debe prestar especial atención en el caso de los niños y las personas mayores, los principales candidatos, según señalan en su estudio los investigadores de Yale, a padecer una enfermedad respiratoria.


    La insistencia de los médicos, y de los dentistas en concreto, sobre la necesidad de cuidar nuestra dentadura y nuestra boca viene motivada porque, según los últimos datos conocidos, la salud bucal es una asignatura pendiente todavía para muchos. De hecho, más del 30% de los españoles reconoce no haber acudido al dentista en el último año, a lo que hay que sumar que el 25% reconoce que deja de lavarse los dientes todos los días durante el tiempo que duran sus vacaciones. Nos relajamos, justo lo que debemos evitar, porque la boca también es una puerta de entrada de bacterias y virus y, como se ha constatado ahora, de los riesgos de sufrir una neumonía, una enfermedad que afecta a los pulmones, una infección de los alveolos que provoca daño pulmonar.

    La novedad de este estudio radica precisamente en la relación entre salud bucal y neumonía, si bien también se ha constatado con anterioridad que el estado de nuestra boca es un baremo que mide nuestro riesgo de sufrir un trastorno cardiovascular.

    Cuidar nuestra boca es tan sencillo como seguir unos mínimos consejos, a los que hay que sumar la alimentación, evitando incluir en nuestra dieta alimentos o bebidas demasiado ricas en azúcares.

    636

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Cuidado DentalEnfermedades frecuentesInvestigaciones MédicasPrevenciónSalud de MujerDientesEnfermedades respiratorias

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares