Vacaciones 2016

Hipercolesterolemia familiar: ¿Qué es y cómo se previene?

Hipercolesterolemia familiar: ¿Qué es y cómo se previene?

Hipercolesterolemia familiar: ¿Qué es y cómo se previene? Estamos ante una enfermedad hereditaria y cuyos riesgos, si no se detecta y trata correctamente, pueden ser severos para nuestro salud, ya que nos hace más vulnerables a padecer problemas cardiovasculares o coronarios. La hipercolesterolemia, diagnosticada y siguiendo un tratamiento basado fundamentalmente en una alimentación sana y equilibrada, nos permitirá llevar una vida normal y eludir los riesgos de sufrir un infarto de miocardio o angina de pecho.

    Hipercolesterolemia familiar: ¿Qué es y cómo se previene? Se trata de una enfermedad hereditaria que nos hace más vulnerables a padecer trastornos coronarios o cardiovasculares. De ahí, la importancia de su detección precoz y su tratamiento, ya que los médicos consideran que es una de las principales causas de infarto de miocardio o angina de pecho, sin olvidar otros factores como la obesidad, la diabetes o la hipertensión. Comer sano, practicar ejercicio y dejar de fumar son tres pasos importantes para reducir los riesgos del colesterol y la hipercolesterolemia familiar.


    Debemos partir de que el colesterol es una sustancia parecida a la grasa esencial para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Así, el colesterol está presente en las membranas celulares y se encarga de la producción de hormonas, vitamina D y ácidos biliares, entre otros. El problema aparece cuando aumentan los niveles de colesterol en sangre y se deposita en las arterias, produciendo lo que se conoce como ateroesclerosis, un estrechamiento de las arterias y una de las principales causas de infarto de miocardio. Las lipoproteínas que se despositan en las arterias (LDL) es el denonimado colesterol malo, mientras que las se encargan de recoger el exceso de colesterol y transportarlo al hígado para ser eliminado es el colesterol bueno (HDL). Tener un colesterol malo elevado y un colestero bueno bajo puede ser un factor de riesgo de un trastorno cardiovascular.

    Además de controlar los niveles de colesterol, también debemos controlar los triglicéridos, los cuales los obtenemos de determinados alimentos al tiempo que nuestro hígado también se encarga de producirlos.

    Además del colesterol, el tabaco, la hipertensión, la obesidad y la diabetes también son factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, como la angina de pecho o el infarto de miocardio. Un aumento de los triglicéridos con colesterol bueno bajo puede ser causa de trastorno coronario.


    La hipercolesterolemia genética puede ser de varios tipos:

    • Hipercolesterolemia familiar: Niveles altos de colesterol, aunque con triglicéridos normales. Es un trastorno presente en una de cada 400-500 personas.
    • Hipercolesterolemia familiar combinada: En torno a un 2% de la población altos niveles de colesterol y de triglicéridos.

    • Hipercolesterolemia poligénica: Afecta aproximadamente al 4% de la población. Además de los factores genéticos, también influye la alimentación, sobre todo si es rica en grasas saturadas.

    Actualmente, el diagnóstico genético permite diagnosticar desde edades tempranas la hipercolesterolemia familiar, un trastorno hereditario del metabolismo de las lipoproteínas y que se estima que está detrás de una parte importante de los infartos que se producen y de la aparición, a edades tempranas, de ateroesclerosis. Su detección precoz, tanto en adultos como en niños, es esencial para preservar la salud.

    Para el tratamiento y prevención de los trastornos derivados con elevados niveles de colesterol y de triglicéridos, la alimentación juega un papel fundamental, junto a otros hábitos saludables como realizar ejercicio físico (un paseo de treinta minutos ya reporta beneficios a nuestro cuerpo), vigilar nuestro peso, dejar de fumar, limitar el consumo de alcohol. En el capítulo de la alimentación, no deben faltar las frutas y verduras, cereales integrales, pescados, legumbres y aceite de oliva. Es decir, alimentos bajos en grasas y ricos en hidratos de carbono y fibra. Los alimentos ricos en grasas saturadas o azúcares, como la bollería, mantequilla o embutidos, es mejor aparcarlos de la dieta. Pautas alimentarias básicas cuya mejor ejemplo dietético lo encontramos en la dieta mediterránea y en su pirámide de alimentos, beneficios de un menú sano y equilibrado para mantenernos bien por dentro y por fuera.

    En algunos casos, los pacientes con niveles altos de colesterol, o en el caso de hipercolesterolemia familiar, puede ser necesario seguir además un tratamiento farmacológico.

    869

    Viajes y vacaciones