Navidad 2016

Incontinencia: Una incomodidad controlable

Incontinencia: Una incomodidad controlable

Incontinencia: Una incomodidad controlable. La pérdida involuntaria de orina es, ante todo, un incómodo problema, pero también hay que subrayar que tiene tratamiento y se puede controlar. Las causas pueden ser diversas y, en algunos casos, bastará con realizar unos sencillos ejercicios para fortalecer los músculos de la zona pélvica.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Músculos
Última actualización:

    incontinencia salud

    Incontinencia: Una incomodidad controlable. La incontinencia es la pérdida involuntaria de orina, un problema incómodo y que suele ser más frecuente a medida que nos hacemos mayores. Pero de igual forma, tiene solución y se puede controlar, en algunos casos de manera sencilla, como puede ser realizando los ejercicios del método Kegel y controlando la ingesta de determinados alimentos y bebidas que pueden incrementar la necesidad de orinar.


    La incontinencia es, sobre todo, un incómodo problema, lo que hace que no siempre seamos capaces de exponerlo abiertamente al médico. Sin embargo, eso es lo correcto, consultar al médico porque estamos ante un trastorno de la salud que se puede controlar. En algunos casos, de hecho, basta con seguir unas sencillas recomendaciones y poner en práctica los ejercicios de Kegel, de los cuales hablaremos más adelante.

    En primer lugar, veamos en qué consiste la incontinencia. Se trata de una pérdida involuntaria de orina, la cual suele estar motivada por una relajación de la vejiga cuando ésta se llena. Pero no es el único motivo, porque la toma de determinados medicamentos, como los prescritos para el tratamiento de la hipertensión o la insuficiencia cardiaca, también puede tener efectos diuréticos. Un efecto que también puede aparecer durante el sueño.

    Hay una serie de síntomas o señales que nos alertan de que debemos consultar al médico. Así, por ejemplo, cuando notamos dolor o escozor al miccionar también puede haber una infección de orina. En algunos casos, los problemas de incontinencia pueden estar relacionados con otros trastornos de la salud, como el estreñimiento, un problema que preocupa más a las mujeres. Y precisamente a ellas es a la que afecta un tipo concreto de incontinencia. Debido a los partos, o durante la menopausia, puede darse una incontinencia espontánea, por ejemplo al toser o al realizar un esfuerzo. En el caso de los hombres esta incontinencia también puede darse tras una operación de próstata.

    Mantener un peso adecuado, evitando los kilos de más, también ayudará a prevenir y controlar la incontinencia.

    Además, en cuestión de dieta y alimentación, hay una serie de alimentos que pueden repercutir en la necesidad de orinar con mayor frecuencia. Así, por ejemplo, hablamos de las bebidas con estimulantes (cafeína, teína, refrescos), así como los espárragos o el apio.


    Es uno de los métodos más conocidos (también denominado de suelo pélvico) para ayudar a controlar la incontinencia con el fortalecimiento de los músculos de esta zona. Una serie de sencillos ejercicios que conviene realizar a diario. También se recomiendan para recuperar el tono de los músculos después de un parto.

    • Intentar detener el flujo a la hora de orinar. Al principio será difícil, luego con hacerlo una vez a la semana será suficiente para calibrar el estado de nuestros músculos. Hay que tener en cuenta que estos ejercicios son a largo plazo.
    • Realizar, varias veces al día (un mínimo de tres), ejercicios de contracción de los músculos, durante unos segundos. A continuación, nos relajamos. Repetir el mismo ejercicio varias veces. Podemos ir aumentando el tiempo de la contracción/relajación hasta alcanzar los diez segundos. Se pueden realizar en cualquier postura, aunque la más cómoda es tumbarse.
    • Contracción de los músculos que también se debe aplicar si la pérdida involuntaria se produce al estornudar, toser o realizar un esfuerzo. En estos casos, contraiga los músculos y trate de mantenerlos contraídos hasta estornudar o toser.

    760

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludMúsculos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares