Dolor de garganta: Causas y remedios útiles para las placas

El dolor de garganta es uno de los principales males durante todo el año. Conocer los síntomas nos ayudará a identificar el problema y resolverlo.

por , il

    Dolor de garganta: Causas y remedios útiles para las placas

    El dolor de garganta o las placas en la garganta son muy comunes y ocurren en todas las estaciones. En verano, por ejemplo, el uso de aire acondicionado puede ser un factor de riesgo; pero también en invierno, en cuanto hace un poco de frío o humedad, son comunes. La causa es una infección de garganta viral o una infección bacteriana de la vía aérea superior.

    Puede afectar tanto a los adultos como a los niños, especialmente a los más pequeños que tienden a llevarse objetos a la boca y, por lo tanto, pueden infectarse la garganta con más facilidad. Incluso su sistema inmune, al no estar completamente desarrollado, puede hacer que sean más vulnerables a la aparición de placas en la garganta, además de resfriados y gripe.

    Las placas y el dolor de garganta

    Generalmente, asociamos los problemas de garganta al frío, pero en verano también está expuesta, por ejemplo, a las corrientes de aire, al aire acondicionado (cambios bruscos de temperatura) o a las bebidas más frías o con hielos. Las placas en la garganta son una infección del sistema respiratorio que se manifiesta con bolsas de pus en la misma garganta, fácilmente identificables.

    Síntomas de la infección de garganta

    Las placas en la garganta se presentan visualmente con la aparición de pus, que causa un dolor agudo en la deglución y, a menudo, se acompaña de amigdalitis y/o faringitis. En pocas palabras, dolor de garganta generalizado. Aunque los síntomas pueden ser agudos, no siempre se acompañan de fiebre.

    Remedios de la abuela para el dolor de garganta

    En el caso de los niños, cuando aparecen dificultades para comer y beber, se puede aliviar el dolor con los tradicionales remedios de la abuela, entre ellos, leche caliente y miel. Es importante (y esto va para los adultos), no tratar de eliminar o romper las placas de pus con un hisopo o bastoncillo de algodón, ya que además de peligroso puede propagar la infección aún más. Otro excelente paliativo es la infusión de tomillo.

    Tratamiento de la infección de garganta

    En la mayoría de los casos el origen de esta dolencia es bacteriano, el estreptococo. El médico o especialista debería sugerir una muestra de la garganta para su diagnóstico correcto y, en este caso, proceder a la administración de la posible terapia de antibióticos. Pero las placas en la garganta también pueden tener un origen viral, como por ejemplo la clásica gripe estacional. En este caso los antibióticos no son efectivos ni contraproducentes.

    Dolor de garganta: Homeopatía y Remedios naturales

    Los síntomas pueden ser tratados con medicina homeopática, por ejemplo con el oscillococcinum o con remedios naturales. Resultan un excelente aliado los tés de salvia, que sabemos que tienen propiedades anti-inflamatorias. Hacer gárgaras con una mezcla de zumo de limón o vinagre de manzana también puede aliviar el malestar característico de esta dolencia.

    Infección de garganta y fiebre

    Si aparecen episodios de fiebre alta podemos tomar un fármaco como el acetaminofén (o, alternativamente, el ibuprofeno), que también tiene propiedades analgésicas. Pero siempre hay que tener cuidado de no exceder la dosis recomendada, ya que puede resultar peligroso para el hígado. Lo mejor es consultar con un médico.

    Efectos secundarios

    Los medicamentos para la infección de garganta, incluso si se venden sin receta médica, siempre pueden tener efectos secundarios. Además, especialmente en el caso de los niños más pequeños –los cuales como hemos visto son más propensos a este tipo de infecciones al tender a llevarse objetos a la boca-, conviene consultar al médico para asegurarnos de que el tratamiento que estamos siguiendo es el más correcto.

    Infección de garganta en bebés y niños

    La infección de garganta en bebés y niños es más frecuente de lo que te puedes llegar a imaginar, sobre todo en la edad escolar y los primeros meses de curso que es la temporada alta de los contagios. También podemos encontrar esa infección de garganta acompañada del mal de oídos. En estos casos, mejor llevar al pequeño al médico y ayudarlo a nutrirse correctamente para reforzar su sistema inmune.