Navidad 2016

La elección de alimentos que cambiará tu vida

La elección de alimentos que cambiará tu vida

La elección de alimentos que cambiará tu vida. Modificación pequeños y cotidianos hábitos podemos conseguir llevar una alimentación más sana y natural. Y recuerda que comer bien no es un gasto, sino una inversión en salud.

por en Alimentación, Nutrición, Salud de Mujer, Alimentación Equilibrada, alimentación sana, Consejos Salud
Última actualización:
    La elección de alimentos que cambiará tu vida

    La alimentación es fundamental para preservar la salud y evitar problemas, cada vez más preocupantes, como el sobrepeso o la obesidad. Te contamos las claves de la elección de alimentos que cambiará tu vida.

    Somos lo que comemos, pero aunque conocemos la teoría, en ocasiones la obviamos. Cuidar la salud se traduce en cuidar la alimentación, siendo la elección de los alimentos el primer paso para seguir una dieta sana, variada y equilibrada. Elección que está en nuestras manos. Con tan solo modificar unos pequeños hábitos, pero cotidianos, podemos hacer mucho por mejorar nuestra alimentación y nuestra salud. Tomamos nota de los consejos de los expertos en nutrición:

    1. Recuperar el gusto por cocinar: Preparar el menú en casa es la mejor manera de asegurarnos del contenido de ingredientes como azúcar, sal o grasas. La cocina casera es la mejor forma de sacarle todo el partido a los ingredientes, degustando su verdadero sabor, y apostando por supuesto por los más frescos y naturales (frutas, verduras, carnes blancas…).
    2. Comprar productos locales: Comprar directamente al productor es, sin duda, la mejor manera de controlar de dónde vienen los alimentos. Sí tenemos opción de recortar la distancia entre consumidor y productor, comprando productos locales. Recupera el gusto de hacer la compra en el mercado local, donde la frescura de los alimentos es muy superior, en lugar de recurrir siempre a las grandes superficies.
    3. Un pequeño huerto en casa: Aunque dispongamos de poco espacio podemos cultivar nuestro pequeño huerto en casa, plantando en macetas en el alféizar de la ventana, por ejemplo. Así, podemos cultivar espárragos o ajos e, incluso, lechugas. Si tenemos niños en casa, podemos animarles a tener sus propias plantas y cuidarlas, enseñándoles de esta manera el valor de producir un alimento.
    4. Evitar los aditivos y los edulcorantes: No aportan nutrientes, utilizándose sobre todo para realzar u ocultar sabores y para el proceso de conservación.

      Sin embargo, conviene evitar en la medida de lo posible los alimentos con aditivos y edulcorantes. La mejor manera: sustituir los alimentos envasados o precocinados por alimentos frescos y naturales.

    5. Elegir con prudencia alimentos procesados: Los alimentos al natural son, sin duda, los más nutritivos. Pero también es cierto que hay algunos que, por cuestión de tiempo sobre todo, compramos casi todos los días ya hechos. Un ejemplo: el pan, un alimento básico de la dieta que en pocas ocasiones hacemos en casa. No pasa nada por comprar el pan, siempre y cuando nos aseguremos que contiene harina, levadura y sal, y no diglicéridos o propionato de calcio.
    6. Importa más la calidad que la cantidad: Un plato más lleno no es más saludable. Por eso, a la hora de realizar la compra debemos pensar que es mejor optar por raciones más pequeños de alimentos de alta calidad, en lugar de dejarnos llevar, por ejemplo, por las ofertas que nos ofrecen más cantidad, aunque no siempre de la mejor calidad. Lo que puede parecer más barato, puede resultar más caro para la salud.
    7. Los alimentos sanos no son más caros: La alimentación no debe ser entendida como un gasto, sino todo lo contrario, como una inversión en salud. Comer mal es un factor de riesgo de la salud, así que pensemos si no conviene evitar problemas y gastos en médicos.
    8. Evitar la comida rápida: ¿Sabías que comer tan solo dos veces a la semana en restaurantes de comida rápida puede aumentar hasta un 56% las probabilidades de padecer una enfermedad coronaria? Comer bien es sencillo, y si la falta de tiempo es un problema, recuerda que puedes cocinar para varios días y conservarlos adecuadamente en la nevera. Si tienes que comer fuera de casa, comer de tupper es incluso más saludable que la comida rápida.

    También te puede interesar: 10 reglas para comer los alimentos más limpios y descubre los alimentos que es mejor no comprar.

    798

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónNutriciónSalud de MujerAlimentación Equilibradaalimentación sanaConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares