Navidad 2016

Lacteos: alimentación sana

Lacteos: alimentación sana

Los lácteos son imprescindibles en una alimentación sana por el aporte de calcio. Un adulto necesita entre dos y tres vasos de leche al día. Pero hay otros muchos productos lácteos que conviene incluir en tu dieta diaria. Te contamos las ventajas y beneficios para tu salud de la amplia gama de productos lácteos (leche, yogur...)

por en Alimentación, Nutrición, Salud de Mujer, Consejos, Huesos
Última actualización:

    lacteos

    Los lácteos son imprescindibles en una alimentación sana. De entre los minerales que el organismo debe consumir a diario, el calcio es uno de los esenciales, porque forma parte de la estructura del esqueleto. Los lácteos (leche, yogures, queso, entre otros muchos otros) son la fuente de calcio por excelencia, a lo que hay que sumar la lista de nuevos productos que hoy existen en el mercado y que te aportan beneficios extras. Si te gusta comer sano, no olvides incluir productos lácteos en tu cesta de la compra.


    Un adulto necesita entre 800 y 1.200 miligramos diarios de calcio, es decir, de dos a tres vasos de leche entera. La leche es un alimento esencial, aunque algunas personas no toleran su consumo. Esto es debido a un rechazo de la lactosa. Para ellos también existen dietas especiales sin lactosa.
    Si tomamos yogures o leche desnatada, la cantidad de calcio por ración será un poco menor. No obstante, en el mercado ya puedes encontrar diferentes marcas de leche enriquecida para completar el aporte de vitamina A y D que se perdía en el proceso de quitar la grasa a la leche desnatada.

    Para absorber mejor el aporte diario de calcio que necesitamos en nuestra alimentación es fundamental consumir alimentos con vitamina D, presente por ejemplo en la mantequilla.


    Para conseguir un aporte extra de calcio, los microorganismos que fermentan la leche para producir yogur son beneficiosos, ya que estimulan las defensas y ayudan a la regeneración de la flora intestinal. Esta acción se incrementa al incorporar bífidus y lactobacilos (acidófilo y casei inmnunitas) en la fermentación de la leche.

    Llevar una alimentación sana no es incompatible con mantener la línea. Aquí tienes un buen aliado, el yogur. Es un sustituto ideal de la nata si preparas recetas de repostería y para preparar algunas cremas. Si te gusta la mayonesa, la puedes aligerar con unas cucharadas de yogur natural.

    Una dieta equilibrada es sinónimo de salud y, entre otros, te enseñará, por ejemplo, cómo prevenir el colesterol. Y en cuestión de alimentación, si quieres cuidar tu figura, te damos unas nociones de homeopatía para adelgazar.

    472

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónNutriciónSalud de MujerConsejosHuesos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares