Navidad 2016

Las 10 preguntas que siempre debes hacer a tu médico

Las 10 preguntas que siempre debes hacer a tu médico

Las 10 preguntas que siempre debes hacer a tu médico. ¿Qué me pasa doctor? Es la primera, pero no la única de las dudas que debes despejar después de recibir el diagnóstico y antes de salir de la consulta del médico. Toma nota.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Médicos
Última actualización:

    preguntas que debes hacer a tu medico

    ¿Qué me pasa doctor? Es la primera pregunta que hacemos cuando acudimos, por el motivo que sea, a la consulta del médico. Sin embargo, no debe ser la única. Vamos a ver cuáles son las 10 preguntas que siempre conviene hacer a tu médico, independientemente de si se trata de una dolencia leve como de una más severa. Resolver las dudas es fundamental para una recuperación más eficaz.


    Pero, exactamente, ¿qué tengo? Seguro que alguna vez te has hecho esta pregunta a la salida de la consulta del médico. Y este es el primer error que hay que evitar. Cuando acudimos al médico, sea cual sea la dolencia, siempre que hay que salir sabiendo qué tenemos y qué es lo que falla en el organismo –es decir, dónde está localizado exactamente el problema-. Cualquier duda, sobre todo si el médico te diagnostica una patología de la que no has oído hablar, o utiliza algún término o concepto que no entendemos, debe ser resuelta.


    Para despejar todas las dudas, vamos a ver cuáles son las preguntas que debemos hacer al médico después de recibir el diagnóstico. 10 preguntas que debes plantear:

    1. ¿Cuál es la causa de la dolencia o a qué se debe? No solo los virus, bacterias y otros agentes externos son la causa de los problemas de salud, sino que en muchas ocasiones también está ligada a nuestros hábitos o estilo de vida. Descubrir cuál es el error o errores a la hora de cuidarnos –dieta desequilibrada, falta de ejercicio, entre otros-, así como saber qué tipo de dolencias hemos heredado –qué nos desvelan los genes- nos permitirá incidir más en su prevención y, sobre todo, nos ayudará a seguir mejor el tratamiento para curarnos.
    2. ¿Es contagioso? Si quieres evitar propagar, por ejemplo, los virus de la gripe es mejor saber de antemano que es contagiosa. Trastornos leves y pasajeros, como las enfermedades respiratorias, suelen ser muy contagiosas. Pregunta siempre a tu médico.
    3. ¿Qué he de hacer y cuál es el tratamiento a seguir? Enlazando con lo anterior, en algunos casos el tratamiento pasa básicamente por modificar ciertos hábitos de vida; sin embargo, en otros casos hay que seguir un tratamiento farmacológico. Seguir el tratamiento al pie de la letra es esencial para que sea efectivo (dosis, duración, a qué hora tomar los fármacos…). Además de conocer el nombre y la función de los medicamentos a tomar, también hay que conocer, si fueran necesarias, el tipo de pruebas a realizar.

    4. ¿Cómo afectará el diagnóstico a mi vida? Tanto si se trata de una dolencia pasajera como crónica es importante saber desde el principio cómo puede afectar a tu vida, por ejemplo, si tienes que dejar de trabajar durante un tiempo, dejar de practicar algún tipo de ejercicio físico o si la medicación prescrita tiene algún tipo de efecto secundario. De hecho, todos los fármacos pueden provocar reacciones adversas, por lo que es muy importante saber qué tomamos y para qué lo tomamos, y en especial si estamos siguiendo algún otro tipo de tratamiento.
    5. ¿Hay algún motivo por el que pueda suspender el tratamiento? Consulta siempre a tu médico o farmacéutico. Algunos medicamentos, por ejemplo, pueden producir urticaria. Si se presenta algún motivo para dejarlo, antes de hacerlo definitivamente, consulta a tu médico. Dejar el tratamiento, sin causa justificada, puede conllevar riesgos, sobre todo cuando se trata de dolencias crónicas.
    6. ¿Cuándo remitirán los síntomas? En función de la patología los síntomas remitirán a los días, semanas o meses, en los casos de tratamientos más prolongados.
    7. ¿Y si los síntomas no remiten o empeoran? Siempre que los síntomas no remitan con la medicación hay que consultar al médico. En algunos casos, como los bebés o niños, si se nota un empeoramiento se debe acudir siempre a urgencias.
    8. ¿Cómo saber si el tratamiento está funcionando? Aunque el tratamiento sea lento, es importante conocer los síntomas o señales de que realmente está siendo efectivo. También hay que saber las posibilidades de recaída una vez completado.
    9. ¿Debo comunicar el diagnóstico a mi familia? Los médicos sí lo recomiendan, pero es una decisión que debes tomar tú como paciente.
    10. ¿Puede interferir el tratamiento en la fertilidad? La pregunta es especialmente importante si estás planificando ser madre. En caso de embarazo, también hay que hacerlo saber al médico, ya que algunos medicamentos pueden ser incompatibles.

    También te puede interesar: La clasificación de los mejores hospitales de España y obsesión por la salud, errores más comunes.

    1019

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludMédicos

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares