Las drogas más adictivas del mundo: estos son sus efectos para la salud

Las drogas más adictivas del mundo: estos son sus efectos para la salud

Abusar de las drogas no solo genera adicción, sino que puede provocar devastadores efectos sobre la salud. ¿Cuáles son las más adictivas?

por en Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud

    Las drogas, sin excepción, tienen efectos secundarios sobre la salud. Además de la adicción que generan, el abuso de determinadas sustancias puede conllevar serias consecuencias para el bienestar físico y emocional. El alcohol, la cocaína y el cannabis, por este orden y según datos recientes de un estudio sobre el perfil de las personas con problemas de adicción de la Fundación Proyecto Hombre, son las sustancias más consumidas en nuestro país, pero ¿son las más adictivas? A menor edad de inicio en el consumo, más posibilidades de caer en la adicción. Vamos a ver, más detenidamente, cuáles son las drogas más adictivas y sus perjudiciales efectos sobre la salud.

    Está considerada como la droga más adictiva por su efecto directo sobre el cerebro. La heroína, una sustancia semisintética derivada de la morfina (la blanca es la de mayor pureza la marrón la menos pura y más tóxica), es altamente peligrosa, ya que las probabilidades de morir por sobredosis son cinco veces mayores que con otras drogas. Entre los efectos devastadores sobre la salud a largo plazo se incluyen la pérdida de peso, problemas digestivos, anemia, alteraciones cardiovasculares, apatía, depresión, alteraciones del sistema nervioso y, en el caso de la mujer, trastornos en la menstruación y ovulación.

    Aunque tiene una composición similar a la cocaína (es un residuo de la cocaína) el efecto del crack fumado es mucho más rápido pero también dura menos, lo que hace que haya que aumentar las dosis para evitar el bajón generando más adicción. Los efectos sobre la salud incluyen problemas del sistema respiratorio, problemas de corazón, riñones e hígado, enfermedades infecciosas, trastornos de sueño, desnutrición y, a nivel emocional, agresividad y paranoia.

    La cocaína es una droga que evita que la dopamina se recicle en el cerebro y, al igual que la la metanfetamina, es altamente adictiva.

    El abuso de cocaína se asocia con mayores riesgos de arritmias cardíacas, infarto de miocardio, infarto cerebral, accidentes cardiovasculares, convulsiones e hipertensión severa. En dosis elevadas puede producir temblores, alucinaciones y movimientos convulsivos.

    Es fácil volverse adicto a las anfetaminas, y difícil dejar de depender de ellas. De hecho, el dejarlas sin ayuda puede desencadenar depresión, fatiga extrema y ansiedad. Entre los efectos de su consumo a largo plazo pueden aparecer paranoia, alucinaciones, cambios en la estructura y función del cerebro, pérdida de memoria, trastornos emocionales, pérdida de peso y problemas dentales.

    Curiosamente su consumo es el más tolerado, pero los expertos también incluye el alcohol, por sus altos niveles de adicción, entre las drogas más letales, ya que puede ser un factor de riesgo de más 60 patologías.

    Su poder adictivo no es de los más altos, pero sí es especialmente peligroso la fase de abstinencia, ya que puede provocar ansiedad, paronoias, insomnio y depresión. Diversos estudios han constatado el daño que provoca el consumo continuado de éxtasis, además de incrementar el riesgo de depresiones, paranoias y ataques de pánico.

    También te puede interesar: Efectos de las drogas: los cambios en la cara y descubre los efectos negativos del alcohol en tu piel.

    744

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PrevenciónSalud de MujerConsejos Salud
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares