Navidad 2016

Leche de avellanas: propiedades y beneficios

Leche de avellanas: propiedades y beneficios

La leche de avellanas es rica en calcio y magnesio, buena para el corazón y para favorecer la fertilidad. Descubre los beneficios que reporta a tu salud.

    Leche de avellanas: propiedades y beneficios

    Además de la leche tradicional de vaca, podemos apostar en la dieta por otras leches que reportan interesantes beneficios para la salud. Es el caso de la leche de avellanas que, aunque pueda ser más desconocida que otras, también brinda muchas propiedades saludables, entre ellas las de ser una fuente excepcional de minerales como calcio y magnesio. Es un excelente escudo protector para el corazón y, una de sus propiedades menos conocidas, es que ayuda a favorecer la fertilidad. Una leche digestiva y aconsejada para las personas que padecen intolerancia o alergia a la lactosa. Vamos a descubrir más detenidamente cuáles son las propiedades y beneficios de la leche de avellana.

    La leche de avellanas es especialmente rica en vitamina E, considerada un potente antioxidante. Además, también es rica en ácido fólico y zinc, tres componentes para mejorar la fertilidad masculina y femenina. Por otra parte, la avellana también es rica en calcio, un mineral esencial para nuestro organismo y, en concreto, para la salud de los huesos. Tomar un vaso de leche de avellanas aporta 250 miligramos de calcio vegetal. Las avellanas, de hecho, son uno de los frutos secos, junto a las almendras, con mayor contenido en calcio.

    De entrada, la leche de avellanas es un buen aliado de nuestro corazón, tanto por su contenido en ácido fólico como en vitamina B (grupo B6), así como el aporte de grasas buenas que ayudan a mantener controlados los niveles de colesterol. No olvidemos que el colesterol alto es uno de los principales factores de riesgo de los trastornos cardiovasculares, en especial, de sufrir un ataque al corazón.

    La leche de avellanas también es aconsejable incluirla en la dieta para aliviar los efectos del estrés y de los episodios de tensión y nerviosismo. Esto es debido a su contenido en magnesio, un mineral fundamental para los músculos y para ayudarnos a relajarnos.

    En el caso de la mujer, la leche de avellanas, combinada con soja, es un buen aliado durante la etapa de la menopausia. Su contenido en isoflavonas ayuda a reducir los sofocos, uno de los síntomas más molestos que pueden acompañar a la menopausia. Y, por último, aunque no menos importante, la leche de avellanas es digestiva y nos ayuda a mantenernos más jóvenes y activos por más tiempo.

    También te puede interesar: Leche de kéfir: propiedades y beneficios y descubre las leches vegetales: propiedades y beneficios.

    513

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares