Lesiones de espalda: Beneficios y riesgos de la natación

Descubre cómo practicar natación, y qué estilo, para ayudar a mitigar las lesiones de espalda.

por , il

    Lesiones de espalda: Beneficios y riesgos de la natación

    Mantenerse activa es clave para evitar o mejorar las lesiones de espalda, ayudando a mejorar la flexibilidad y resistencia de la columna vertebral. La natación es uno de los deportes que más ayudan a cuidar la espalda. Eso sí, eligiendo el estilo adecuado a cada dolencia.

    Las lesiones de espalda son una de las dolencias más comunes, causadas sobre todo por malas posturas, sobrepeso, alimentación inadecuada o hábitos incorrectos, como utilizar zapato con tacón muy alto. ¿Cuáles son los beneficios de la natación para la espalda?

    ¿Es la natación el mejor deporte para la espalda?

    Los ejercicios en el agua, como la natación o el aquagym, pueden ayudar a controlar algunas de las dolencias de espalda más comunes. Realizar ejercicio en el agua es una actividad de bajo impacto para la espalda, al tiempo que brinda un efecto relajante para los músculos.

    Un ejercicio aeróbico moderado que tonifica la musculatura de la espalda, al tiempo que aumenta la flexibilidad y resistencia de la columna. El ejercicio físico regular, adaptado a las molestias, lesiones o contracturas de espalda, puede mejorar mucho el problema y aliviar los síntomas.

    Beneficios de la natación para la espalda

    lesiones espalda beneficios nadar
    • La natación es un ejercicio especialmente recomendado para las molestias de espalda derivadas del sedentarismo (debilidad muscular, dolor de cuello).
    • Con la natación se trabajan todos los músculos y articulaciones, especialmente del cuello y los hombros.
    • Reduce la tensión muscular y nerviosa, tensión que puede causar por ejemplo contracturas en cuello y cervicales.
    • La natación favorece que las articulaciones se liberen del peso corporal.
    • En el agua los riesgos de golpes o caídas se minimizan.

    Riesgos de la natación para la espalda

    natacion lesiones de espalda

    Realizar la actividad física dentro del agua de manera incorrecta, o nadar con un estilo que sobrecargue la espalda, puede tener efectos negativos y perjudicar aún más la columna. Para ello, es importante tomar unas clases para aprender la técnica y ejercicios adecuados a nuestro problema de espalda.

    Los estilos braza y mariposa están desaconsejados si tienes problemas de columna, dolor en la zona cervical y lumbar. Nadar a mariposa aumenta la curvatura de la columna vertebral y el riesgo de lesiones en el manguito de los rotadores (grupo de músculos y tendones que dan estabilidad al hombro).

    El deporte en exceso, en este caso nadar en exceso, puede aumentar las molestias, al igual que ejercitarse de manera muy intensa.

    ¿Cómo nadar para el dolor de espalda?

    Siguiendo las recomendaciones de los fisioterapeutas, hay un estilo de natación para cada dolor de espalda:

    • Problemas cervicales: nadar a crol con la cabeza fuera, a crol normal, a espalda normal y sobre todo, a braza, en caso de una rectificación; y a espalda con la barbilla cerca del pecho si padeces hiperlordosis.
    • Hipercifosis dorsal: nadar a crol con la cabeza fuera, sin hiperextensión cervical, o a espalda con la barbilla alejada del pecho.
    • Patología lumbar: estilo crol con la cabeza dentro.
    • Hiperlordosis: ejercicios de espalda y braza vertical.
    • Problemas de hombro: estilo brazo, evitando los estilos crol y espalda.

    También te puede interesar: Dolor de espalda: Aprende a diferenciar los tipos de dolor de espalda y descubre los beneficios para la salud de hacer deporte al aire libre.