¿Lipoma o quiste sebáceo?: Todas las diferencias

¿Lipoma o quiste sebáceo?: Todas las diferencias

En ocasiones, existe mucha confusión entre los lipomas y los quistes sebáceos. Hoy te queremos contar las diferencias, tratamientos y cómo se extirpan.

por en Piel, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Problemas Piel, Quistes
Última actualización:
    ¿Lipoma o quiste sebáceo?: Todas las diferencias

    Un lipoma es un tumor benigno de tipo adiposo, mientras que el quiste es una acumulación de grasa . En principio, no suelen entrañar mayores complicaciones, pero ello no implica que debamos ignorar su aparición. Hoy te queremos contar las diferencias principales entre lipoma y quiste sebáceo, las causas de su aparición y su tratamiento.

    Un quiste aparece por la obstrucción de los conductos de las glándulas de la piel que forman grasa, por lo que al retenerla se acumula y aparece el bulto. Mientras, el lipoma o tumor se forma por la proliferación excesiva de las células grasas que almacenan grasa debajo de la piel, formando una masa redonda. Es muy poco habitual que un lipoma se convierta en un tumor maligno.

    Los quistes sebáceos suelen aparecer bien delimitados, envueltos en una cápsula o bolsa formada por la dilatación de las paredes de las glándulas que se han obstruido, y dado que éstas se forman debajo de la piel, los quistes están adheridos a ella. Al impedir la salida del sebo (que tiene una función impermeabilizante y lubricante de la piel), los quistes se hacen visibles en forma de puntos negros o blancos. Si la obstrucción continúa, se terminará por dilatar y alcanzar un tamaño que varía en función de los tipos de piel. Por su parte, los lipomas no suelen aparecer unidos a la piel, y de hecho se pueden mover por debajo.

    Tanto los quistes como los lipomas son más frecuentes en la edad adulta. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque los quistes, por ejemplo, son más frecuentes en la cara, espalda y pecho. Las personas que padecen acné pueden tener una piel más vulnerable para la formación de quistes sebáceos.

    Existen diferentes métodos para eliminar un lipoma, hay tratamientos basados en la aspiración, pero estos métodos no son definitivos y el lipoma puede reproducirse si no ha sido extirpado por completo.

    El método definitivo para eliminar un lipoma es la extirpación quirúrgica. Se trata de una cirugía menor que no requiere ingreso hospitalario, en el mismo día de la intervención estarás en tu casa. Este tipo de cirugía se realiza con anestesia local, en muy pocas ocasiones se utilizaría anestesia general y sería en el caso de lipomas más grandes que pueden aparecer en zonas como la espalda.
    Los motivos para extirpar un lipoma son, en la mayoría de los casos, estéticos y para evitar la posibilidad de que se vuelvan tumores malignos.

    La intervención para extirpar un quiste sebáceo consiste en realizar una incisión con bisturí para extirpar tanto el quiste como la cápsula que lo envuelve, es muy importante que se elimine bien todo el contenido sino pueden volver a aparecer con facilidad.
    Se puede dar la posibilidad de que el quiste esté infectado, en este caso el procedimiento a seguir sería administrar tratamiento antibiótico para, a continuación, proceder a la extirpación o drenar el contenido mediante punción. El principal motivo para extirpar el quiste, al igual que el lipoma, es estético, otro de los motivos es eliminar el dolor y evitar las infecciones.

    Esperamos haber resuelto tus dudas sobre las diferencias entre lipoma y quistes, si tienes dudas en estos temas te recomendamos que leas nuestro artículo sobre las diferencias entre tumor y quiste y cómo descubrir si un bulto en el seno es benigno o maligno.

    749

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PielPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludProblemas PielQuistes

    Dia de la Madre

     
     
     
     
     
     
    Más populares