Navidad 2016

Los 10 propósitos saludables para el año nuevo

Los 10 propósitos saludables para el año nuevo

Dejar de fumar, apuntarse a un gimnasio, perder los kilos de más... El inicio de año viene ineludiblemente acompañado por toda una serie de buenos propósitos que, con un poco de voluntad, conseguiremos mantener durante el resto de los meses. Te presentamos el Top Ten de los propósitos saludables.

por en Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Hábitos saludables
Última actualización:
    Los 10 propósitos saludables para el año nuevo

    ¿Qué te has propuesto para el nuevo año? Fáciles de hacer, pero extremadamente difíciles de mantener en algunos casos. Y es que el año nuevo es el mejor pistoletazo de salida para cambiar algunos hábitos poco saludables y apostar por cuidarnos más. Sin embargo, las estadísticas desvelan que gran parte de las buenas intenciones y propósitos se quedan por el camino. De hecho, se estima que solo la mitad mantiene sus propósitos al cabo de los 6 meses.

    El entusiasmo inicial no siempre es fácil de mantener, pero hay que tratar de mantenerse firme, especialmente cuando las decisiones repercuten en beneficios para nuestra salud. Estos son los 10 propósitos más saludables. ¿Cuál será el tuyo para 2015?

    1. Perder peso: Uno de los propósitos más comunes y que se ha ganado encabezar este particular top ten. No obstante, para garantizar los resultados la pérdida de peso debe ser progresiva, no podemos esperar conseguirlo en tiempo récord. Un consejo: lleva un diario de los alimentos que tomas para poder hacer un mejor seguimiento de la dieta. Y, antes de ponerte a dieta, consulta con un especialista.
    2. Retomar la vida social: Mantener una vida social activa es bueno para la salud. Las fiestas navideñas y el año nuevo es un momento ideal para retomar el contacto con familiares y amigos a los que hace tiempo que no vemos. De hecho, la falta de vínculos puede afectar seriamente a la salud, y en los casos más graves desembocar en problemas con el alcohol.
    3. Dejar de fumar: Un clásico de los propósitos de año nuevo y, sin duda, la mejor decisión que podemos tomar por nuestra salud. Si necesitas ayuda, no dudes en consultar con tu médico, ya que actualmente hay terapias muy efectivas para dejar de fumar. Para mantener el propósito: vete guardando el dinero que hubieras destinado a comprar tabaco y date un capricho. Fíjate un plazo: un mes, por ejemplo, y celebra los primeros 30 días sin humo disfrutando de una cena en tu restaurante favorito.
    4. Ahorrar: Incorporar unos sencillos hábitos de vida saludable nos ayuda a ahorrar. Ir al trabajo en bici o andando (ahorro para nuestro bolsillo y menos contaminación del aire), también nos ahorrará el gimnasio. Otro buen consejo para ahorrar: Antes de ir a la compra, haz una lista de los alimentos que necesitas y no te la saltes.

      Y haz la compra con el estómago lleno.

    5. Corta con el estrés: Es cierto que un poco de estrés puede incluso darnos un impulso de energía en un momento determinado. Pero si el estrés se convierte en crónico aumentará el riesgo de padecer problemas de insomnio, depresión, obesidad o enfermedades del corazón. Las largas jornadas laborales, la falta de sueño, la falta de ejercicio y una mala alimentación no tardarán en pasar factura a nuestra salud.
    6. Participa en acciones de voluntariado: Tendemos a pensar en nuestra felicidad olvidando que ésta aumenta cuando ayudamos a los demás. La felicidad es el mejor escudo de la salud. Un estudio realizado en 2010 en Estados Unidos constató que las personas con emociones positivas son un 20% menos propensas a padecer problemas del corazón.
    7. Volver a la escuela: Nunca es tarde para retomar las clases o ampliar los conocimientos sobre aquello que les interese. De hecho, continuar estudiando en la edad adulta favorece la fijación de los recuerdos y las habilidades verbales, lo que a su vez reduce los riesgos de padecer Alzheimer. Para la memoria, la lectura es el mejor hábito.
    8. Reducir el consumo de alcohol: El alcohol, tomado en su justa, puede resultar beneficioso para la salud. Sin embargo, abusar de su consumo afecta a los neurotransmisores del cerebro, lo que puede aumentar los riesgos de pérdida de memoria, ansiedad, problemas de hígado o del corazón, hipertensión y deterioro mental.
    9. Dormir más: Una buena noche de descanso hace maravillas en el estado de ánimo. La falta de sueño, de hecho, está relacionada con un mayor riesgo de diabetes o de obesidad. Dormir bien ayuda a fijar los recuerdos, así que no tengas remordimientos de echarte una siesta.
    10. Viajar: Unas merecidas vacaciones son una terapia de salud. A menudo, quedamos atrapados en la rutina, y es bueno romperla. Viajar nos permite hacer cambios en nuestra vida, así que no dudes en recuperar la energía con una escapada.

    También te puede interesar: Tomar las uvas: Una tradición cardiosaludable.

    921

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PrevenciónSalud de MujerConsejos SaludHábitos saludables

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares