Navidad 2016

Memoria: Lectura, hábito saludable

Memoria: Lectura, hábito saludable

Memoria: Lectura, hábito saludable. Leer es bueno para el cerebro. No solo estimula y mantiene activo nuestro cerebro, sino que la lectura refuerza las conexiones neuronales y aumenta la reserva cognitiva, factor clave en la prevención y aparición de los síntomas clínicos de las patologías neurodegenerativas, entre ellas el Alzheimer. Y hay más beneficios, porque leer libera el estrés y nos ayuda a dormir mejor.

por en Enfermedades frecuentes, Estrés, Prevención, Salud de Mujer, Cerebro, Consejos Salud, Lectura Mujer, Memoria
Última actualización:
    Memoria: Lectura, hábito saludable

    Memoria: Lectura, hábito saludable. Leer es bueno para el cerebro. Estimula su actividad, refuerza las conexiones de las neuronas e incrementa la reserva cognitiva del cerebro, factor que ejerce el papel de protector ante las patologías neurodegenerativas. La lectura no solo estimula nuestro conocimiento y curiosidad, sino que también nos interesantes beneficios para nuestra salud. La lectura es un hábito que nos ayuda a mantener activo nuestro cerebro. Y, al mismo tiempo, reduce nuestro estrés y nos ayuda a conciliar mejor el sueño.


    Un hábito recomendado a cualquier edad. Promover el hábito de la lectura tiene doble recompensa. Por un lado, estimula nuestra capacidad intelectual y, por otro, nos reporta beneficios para nuestra salud como medida preventiva. El primer beneficiado, nuestro cerebro y, con él, nuestra memoria. La lectura, tal y como explican desde la Sociedad Española de Neurología, SEN, mantiene activo nuestro cerebro, fortaleciendo las conexiones neuronales y aumentando la reserva cognitiva cerebral, la cual ha demostrado jugar un papel esencial a la hora de retardar la aparición de los síntomas de las enfermedades neurodegenerativas, entre ellas el Alzheimer. La reserva cognitiva, en términos neurológicos, garantiza el funcionamiento de nuestro cerebro al envejecer, al tiempo que ayuda a compensar el daño cerebral que pueden provocar ciertas enfermedades.

    El cerebro, aunque es uno de los órganos más importantes, no siempre recibe la atención debida. Sin embargo, debemos dedicar tiempo a cuidarlo, y una de las maneras de garantizar que goce de buena salud es manteniéndolo activo. Algunos estudios, de hecho, han relacionado el nivel de lectura y escritura con un incremento de la reserva cognitiva.

    Las demencias son las patologías neurológicas que más se han relacionado con la reserva cognitiva. Patologías entre cuyos síntomas se incluyen el deterioro progresivo de la memoria, el lenguaje, la orientación o la percepción espacial, entre otras. Alteraciones de las funciones cerebrales superiores presentes en la demencia, siendo el Alzheimer la más forma más prevalente (entre un 60-80% de los casos de demencia).

    Leer aumenta nuestra capacidad de respuesta. Al realizar algo tan sencillo como leer activamos nuestro cerebro, obligándole a pensar, a interrelacionar conceptos, ordenar ideas y a ejercitar la memoria. Todo ello estimula nuestras neuronas.


    Leer tiene más beneficios para nuestra salud. Entre otras ventajas, tal y como señalan los especialistas, ayuda a reducir el estrés y, leer antes de dormir, nos ayuda a conciliar mejor el sueño. La lectura es, por tanto, un hábito a incluir en nuestra rutina de higiene del sueño.

    La lectura, además de despertar la curiosidad, también nos aporta nuevos temas de conversación, lo que facilita las relaciones sociales. La lectura es un hábito a promover a cualquier edad, especialmente entre los niños y los más mayores. La infancia es la mejor etapa de la vida para inculcar la pasión de los libros, cuando el cerebro está todavía desarrollándose. Por su parte, entre los mayores, aunque les dediquen menos tiempo, les ayuda a mantenerlo activo y un estímulo más para potenciar la memoria.

    Al hacernos mayores, sobre todo cuando aparecen problemas visuales, la lectura es uno de los hábitos que solemos dejar de lado. Sin embargo, tal y como subrayan los especialistas, hay que buscar alternativas –grupos de lectura, otros soportes de lectura- antes de abandonar un hábito que, como se ha constatado, reúne múltiples virtudes para nuestra salud física y emocional.

    757

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesEstrésPrevenciónSalud de MujerCerebroConsejos SaludLectura MujerMemoria

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares