Navidad 2016

Menopausia: síntomas y problemas derivados de ella

Menopausia: síntomas y problemas derivados de ella

Menopausia: síntomas y problemas derivados de ella. La menopausia es un ciclo que toda mujer pasará en algún momento de su vida, sobre todo entre los 45 y los 55 años. Entre la menopausia se producen diferentes síntomas como los sofocos y problemas ocasionados en los huesos. Aunque no se suelen tener tratamientos es recomendable consultar con el médico de cabecera.

por en Menopausia, Salud de Mujer, Consejos Salud, regla
Última actualización:

    Menopausia feliz

    Menopausia: síntomas y problemas derivados de ella. Una de las etapas de más incertidumbre entre las mujeres es la menopausia. Esta etapa, que aparece en mujeres de entre 45 y 55 años de edad, en la que los ovarios de la mujer dejan de producir óvulos, supone un fin de una etapa para dar comienzo a una nueva. Este punto de inflexión puede durar varios meses o incluso años. En este artículo queremos que conozcas un poco más sobre la menopausia, por qué se produce, cuales son los efectos que tiene en la mujer, si hay tratamiento y cuales son y despejar aquellas dudas que puedan surgir.

    Muchas mujeres comienzan a tener síntomas propios de la menopausia y no conocen lo que realmente les está ocurriendo en su cuerpo ni cómo actuar frente a ello.

    La menopausia es una etapa normal y por la que todas las mujeres sanas pasaremos en algún momento de nuestra vida. Normalmente se produce en mujeres de entre 45 y 55 años, sin embargo y aunque esta es la media en la que se produce también es probable que pueda adelantarse o por el contrario aparecer más tarde. Vamos a conocer un poco más.


    La menopausia es el cese permanente de la menstruación. Cuando nos encontramos en edad fértil nuestros ovarios producen óvulos que permiten la gestación, sin embargo durante la menopausia nuestros ovarios dejan de producir estos óvulos, lo que impide que a partir de ese momento la mujer pueda volver a ser madre de forma natural.

    Al comienzo del climaterio, que es como realmente se denomina al proceso por el cual se llega hasta el cese definitivo de la menstruación que es cuando se denomina ya menopausia, las menstruaciones son menos abundantes, con periodos de duración más cortos intercalándose con menstruaciones muy abundantes que denominamos hipermenorrea. Es decir, se producen descompensaciones en el ciclo.


    • Cambios en los periodos. Estos cambios suponen que para mujeres cuyos ciclos habían sido muy regulares, dejen de serlo, que la cantidad también varíe, así como la duración de la misma.
    • Sofocos o calores. Es una de las características más llamativas y que más confusión produce en las mujeres. Estos calores, o sofocos, suponen una repentina sensación de calor por todo el cuerpo provocando que entremos en un proceso de sudoración como probablemente nunca habíamos experimentado.

      A continuación se pueden producir escalofríos por el enfriamiento del sudor. Estos sofocos suelen durar entre 30 segundos y 5 minutos.

    • Sexo. No ocurre en todas las mujeres, aunque sí en la gran mayoría, y es que con la menopausia se produce una sequedad vaginal que puede hacer de las relaciones sexuales un acto doloroso. Por el contrario, y pese a la sequedad vaginal muchas mujeres se ven más aliviadas por la sencilla razón de no poderse quedar en estado.
    • Cambio de humor. La propia mujer que lo experimenta se da cuenta de ello, sin embargo en este caso son las personas más allegadas quien se dan cuenta de este cambio, en ocasiones, tan radical. Los cambios de estrógeno suponen en la mujer cambios en su conducta actual y su forma de ser como ocurre también en la época premenstrual.
    • Problemas de insomnio. Muchas mujeres tienen dificultad para dormir bien, principalmente por los sofocos.
    • Problemas cardiacos y óseos. Aunque no seamos tan conscientes de esto ya que no lo vemos a simple vista o puede aparecer posteriormente, la menopausia puede provocar problemas graves en los huesos debido a puede debilitar el tejido óseo y causar osteoporosis. Por otro lado, también puede aumentar la presión sanguínea, el colesterol y por lo tanto producir problemas cardiovasculares.


    Por regla general las mujeres no se someten a ningún tipo de tratamiento para tratar la menopausia, ya que como hemos venido diciendo a lo largo del artículo es un periodo normal y fisiológico en la vida de las mujeres.

    El tratamiento entrará en juego cuando las consecuencias y molestias ocasionadas por la menopausia eviten que la mujer pueda disfrutar de una vida normal. Por ejemplo si los sofocos son muy fuertes y muy intensos, podemos recurrir a la terapia hormonal con estrógenos que bajaran la frecuencia de los calores y disminuirán, además, su intensidad. Se suele utilizar por vía vaginal en forma de anillos, cremas u óvulos. No suele tener efectos secundarios.

    Por otro lado y aunque no deberemos tomarlo como un tratamiento como tal tenemos que tener en cuenta diferentes hábitos alimenticios que nos ayudarán a mejorar los problemas derivados de la menopausia y a paliar sus efectos inmediatos.

    La menopausia es un proceso más por el que la mujer ha de pasar en su vida, por lo tanto intentemos llevarlo de la mejor forma posible y en caso de duda o de que tengas síntomas que no suelen ser normales acude lo antes posible a tu matrona o a tu médico de cabecera quien te guiará perfectamente en este nuevo proceso.

    1057

    ESCRITO POR PUBLICADO EN MenopausiaSalud de MujerConsejos Saludregla

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares