Navidad 2016

Método Hamer y la nueva medicina germánica para curar el cáncer

Método Hamer y la nueva medicina germánica para curar el cáncer

Los eventos traumáticos, o los traumas sin resolver, pueden estar detrás de los tumores. Es la premisa del discutido Método Hamer.

por en Cáncer, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    Método Hamer y la nueva medicina germánica para curar el cáncer

    El denominado Método Hamer, del alemán Geerd Ryke Hamer, está basado en la influencia de la psicología en el desarrollo de las enfermedades, y en concreto en el cáncer. Un discutido método de medicina alternativa diseñado a partir de una experiencia personal, que ha generado opiniones encontradas y la inhabilitación de su precursor para ejercer la medicina en su país de origen. De acuerdo con los principios del método Hamer, lo que consideramos enfermedades son en realidad estados que se producen como respuesta a un evento traumático que el paciente ha experimentado en el pasado. En algunos casos, según Hamer, los virus y las bacterias podrían incluso ser útiles para curar algunos estados de angustia. Un trauma psicológico, por ejemplo, y según las tesis del Método Hamer, puede la causa que esté detrás de un tumor.

    Los seguidores del Método Hamer o hamerianos, a la que también se ha denominado la nueva medicina germánica, rechazan tratar el cáncer con quimioterapia y radioterapia bajo el argumento de que bloquean el cerebro. En algunos casos también se niegan a tomar analgésicos para aliviar el dolor. El Método Hamer se basa en querer curar el cáncer con psicoterapia y medicamentos homeopáticos. Tal y como hemos señalado, el Método Hamer surge a raíz de la experiencia sufrida por su autor. Su hijo murió tras la explosión de una escopeta en una barca. Según Hamer, el trauma por la muerte de su hijo fue la causa del del tumor que causó la muerte de su esposa y del cáncer que posteriormente padeció en el año 1978. A partir de esta experiencia, Hamer desarrolló 5 leyes biológicas:

    • 1. La primera sostiene que una situación dramática, un trauma psicológico, es capaz de golpear simultáneamente tres áreas: la psique, el cerebro y el órgano en el que se desarrollará una enfermedad.
    • 2. Una segunda ley hace referencia a las etapas de la enfermedad, y que son dos, la fase activa (cuando no se ha resuelto el conflicto emocional o trauma psicológico) y la fase de curación.

    • 3. La tercera ley hace referencia a la metástasis, y en concreto, a los cánceres secundarios y terciarios que, según el Método Hamer, no se producen por la migración de las células cancerosas, sino por un nuevo conflicto psicológico. Como ejemplo, un diagnóstico de cáncer, al disparar el miedo a morir, genera un nuevo conflicto.
    • 4. La cuarta ley apunta a que el cerebro para controlar el curso de la enfermedad también puede ser ayudado por algunos virus y bacterias.
    • 5. Finalmente hay una quinta ley que explica cómo las enfermedades, tal y como las conocemos, no existen realmente, sino que todo se debe a la presencia de un orden cósmico mucho más grande.

    No hay evidencias científicas a favor de la nueva medicina germánica, a la cual también se la ha tachado de sustentarse sobre principios filosóficos falsos.

    Hay varias señales que, según el Métoto Hamer, serían expresión de malestar en el cuerpo. Por ejemplo, los síntomas relacionados con la laringe se producen en respuesta a una amenaza que nos puede dejar sin aliento. Al mismo tiempo, los alvéolos pulmonares reaccionan, según Hamer, por el miedo a morir después de un evento traumático. Los síntomas que afectan los bronquios son una respuesta a una amenaza. Los síntomas relacionados con los senos traducirían la preocupación por no sentirse capaz de de alimentar a una persona que está enferma. En este caso, cuando el malestar afecta al seno derecho, el conflicto psicológico sería con una figura como el padre, hermanos, hermanas o compañeros de trabajo, mientras que cuando se trata del seno izquierdo sería la manifestación de una dificultad con la línea ascendente o descendente (madre e hijos).

    Los problemas de hígado pueden tener un significado más profundo (preocupaciones, por ejemplo, una pérdida de dinero) . Los problemas en el corazón tendrían que ver con la defensa del territorio (por ejemplo, con los temas de trabajo), mientras que el malestar localizado en el estómago sería un signo de una situación que nos incomoda.

    También te puede interesar: Mi madre tiene cáncer: Cómo reaccionar cuanto toca de cerca y descubre la fotografía que ayuda a detectar el cáncer de mama.

    897

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CáncerSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares