Navidad 2016

Métodos anticonceptivos no orales: ¿Factor de riesgo de trombos?

Métodos anticonceptivos no orales: ¿Factor de riesgo de trombos?

Métodos anticonceptivos no orales: ¿Factor de riesgo de trombos? Los parches, anillos vaginales o implantes subcutáneos, ¿pueden hacernos más vulnerables a sufrir un episodio de tromboembolismo? Esta es la pregunta a la que han querido dar respuesta los autores de un estudio en el que han participado cerca de dos millones de mujeres entre los 15 y los 49 años, con resultados a tener en cuenta, pero con cautela y tranquilidad.

    parche anticonceptivo

    Métodos anticonceptivos no orales: ¿Factor de riesgo de trombos? Es la pregunta que se han hecho los autores e investigadores de un estudio publicado en el British Medical Journal y que se centra en los posibles efectos secundarios, y en concreto el riesgo de sufrir un episodio de tromboembolismo, de métodos como el anillo vaginal, el implante subcutáneo o los parches transdérmicos. Un estudio en el han participado cerca dos millones de mujeres y cuyas conclusiones, no obstante, los especialistas en contracepción españoles recomiendan tomar con cautela y tranquilidad.


    Hasta ahora los estudios sobre métodos anticonceptivos femeninos se habían centrado principalmente en la píldora (una de los métodos más conocidos y utilizados por las mujeres) y sus posibles efectos secundarios, entre ellos el riesgo de sufrir trombos (tromboembolismo venoso), especialmente si se dan otros factores de exposición como el ser fumadora, padecer problemas de obesidad, riesgos de varices o antecedentes familiares de trastornos similares. Pero, ¿es un riesgo exclusivo de los métodos anticonceptivos hormonales? Según un estudio en el que han participado cerca de dos millones de mujeres de edades comprendidas entre los 15 y 49 años, llevado a cabo por la Universidad de la capital danesa de Copenhague y publicado en el British Medical Journal, la respuesta es que los anticonceptivos no orales como los parches, implante subcutáneo o anillo vaginal, también pueden hacernos más vulnerables a sufrir trombos. Métodos que, en común, se basan en liberar dosis de hormonas de manera continuada y en pequeñas dosis.

    Durante nueve años, entre 2001 y 2010, los investigadores realizaron un seguimiento de los historiales clínicos de las mujeres dando como resultado, según han explicado los propios autores, que las posibilidades de padecer un episodio de trombos (coagulación de la sangre en el interior de las venas y que se localizan fundamentalmente en las piernas) era superior en el caso de las que utilizaban un método anticonceptivo preparado a base de levonorgestrel.

    Un porcentaje que en el caso del anillo vaginal resultó ser hasta 6,5 veces superior con respecto a mujeres, de igual edad, y que no tomaban hormonas. Respecto al parche anticonceptivo, según el estudio las probabilidades pueden ser ocho veces superiores. Sí resultó bastante menor el riesgo en el caso de las mujeres que optaron por el implante subcutáneo, pero no con el dispositivo intrauterino de progesterona.

    Aunque los resultados y conclusiones del estudio serán tenidos en cuenta, especialistas en contracepción y médicos españoles también recomiendan tomarlos con cautela y tranquilidad, ya que como subrayan, en porcentajes absolutos, la aparición de trombos en las mujeres que utilizan métodos anticonceptivos hormonales es muy baja, y además los anticonceptivos hormonales, como también está constatado, tienen otros muchos pros o ventajas

    598

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AnticonceptivosGinecologíaInvestigaciones MédicasPrevenciónSalud de Mujerpíldora anticonceptivaRelaciones Seguras

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares