Navidad 2016

Mononucleosis: Conoce el origen de la enfermedad del beso

Mononucleosis: Conoce el origen de la enfermedad del beso

Mononucleosis: Conoce el origen de la enfermedad del beso. Te mostramos las causas por las que se puede contraer esta enfermedad vírica, además del diagnóstico, tratamiento y prevención.

por en Enfermedades frecuentes, Salud de Mujer, Virus
Última actualización:

    Mononucleosis

    Mononucleosis: Conoce el origen de la enfermedad del beso. La llamada mononucleosis infecciosa, fiebre glandular o enfermedad del beso, es una de las dolencias que más avergüenzan a los que la padecen, ya que normalmente se contrae por contacto directo de la saliva, pero en muchos casos, no tiene nada que ver con mantener relaciones o algo similar, sino que puede producirse por otro tipo de contactos, e incluso la pueden padecer los niños a partir de los 4 años. Te contamos todo lo que debes saber acerca de su origen, además del diagnóstico, síntomas y tratamiento para combatirla.

    Desde la adolescencia, la mayoría de los jóvenes han oído hablar de la llamada ‘Enfermedad del beso’, conocida por los médicos como Mononucleosis infecciosa, e incluso muchos ya la han padecido.

    Se trata de una enfermedad producida por un virus llamado de Epstein-Barr (VEB), cuyos síntomas pueden resultar muy molestos, e incluso complicarse si no se tratan adecuadamente, por lo que si notamos algo parecido, debemos acudir al médico sin perder tiempo.


    Este virus entra a nuestro cuerpo por vía orofaríngea, es decir, por contacto con la saliva, e incluso por las vías respiratorias, por lo que existen multitud de formas por las que se puede contraer, además de un beso, como por compartir cubiertos o vasos con alguien infectado, a través de la tos, inhalación de gotas de saliva, e incluso por transfusión de sangre o el uso compartido de agujas, aunque es menos frecuente.


    El médico puede tomar diversas pruebas para corroborar esta enfermedad vírica, como una muestra de saliva, de sangre o de tejido linfoide, pero en ocasiones, a causa de la posible inflamación del hígado, debe tomar otro tipo de pruebas para descartar una posible Hepatitis C, la enfermedad silenciosa por excelencia.

    Otro tipo de pruebas son la de Paul Bunnell-Davidson, para detectar la presencia de anticuerpos heterófilos, o la más moderna, la llamada Mono Test (Hoff-Bauer).


    Esta enfermedad, al contrario de lo que muchos piensan, no se combate con antibióticos, ya que no está producida por una bacteria, sino por un virus, y su curación es larga pero muy sencilla.

    Si provoca episodios de fiebre, es necesario un tratamiento con antipiréticos, antiinflamatorios y analgésicos, como el Ibuprofeno, y por supuesto mucho reposo (de unas 4 semanas) y obligatoria la ingesta de líquidos como el agua o zumos.


    Los adultos en general, son inmunes a este tipo de virus, por lo que no es necesario aislarlos, y además, la mononucleosis es como la varicela o el sarampión, una vez pasados, no se vuelven a contraer nunca, ya que nuestro cuerpo de hace inmune.

    Tal y como afirman los médicos, la mejor solución es exponer a los niños desde los primeros años al virus de Epstein-Barr, ya que en su caso, la enfermedad es benigna.

    Por otra parte, no se ha demostrado en ningún caso que la mononucleosis infecciosa pueda dañar al feto en el caso de las embarazadas.

    Ya conoces algo más sobre esta dolencia tan ‘tabú’ en nuestra sociedad, pero ten en cuenta siempre que la opinión de tu médico está por encima de todo, así que no dudes en consultarle cualquier cosa.

    752

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesSalud de MujerVirus

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares