Neuropatía: síntomas, causas y remedios

La neuropatía es un trastorno que ataca el sistema nervioso periférico. ¿Cuáles son sus causas?, ¿cómo reconocer sus síntomas?

por , il

    El sistema nervioso periférico es la red de nervios que conecta el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) a los órganos internos, músculos y piel, siendo el responsable de la transmisión de información desde el cerebro a varias partes del organismo. La neuropatía es el trastorno que afecta al funcionamiento correcto de los nervios periféricos. Hay varios tipos de neuropatía, y diferentes causas que pueden provocar su aparición. Vamos a ver, más detenidamente, cómo reconocer los síntomas de alerta y cuáles son los tratamientos más adecuados para las neuropatías más comunes.

    1. Síntomas

    Los síntomas de la mononeuropatía, que afecta a un solo, nervio, aparecen en el área del nervio afectado, como parestesia -alteración del sentido del tacto- o parálisis musculares. La polineuropatía, que afecta a diferentes nervios al mismo tiempo, puede provocar dolor y entumecimiento de manos y pies, atrofia muscular, debilidad motora y parálisis de los músculos respiratorios. Otros síntomas asociados a la neuropatía son hormigueo, entumecimiento, pérdida de la capacidad de sentir dolor, cambios de temperatura, pérdida de coordinación, ardor de estómago, debilidad muscular, calambres, desmayos e hinchazón.

    2. Causas

    La mononeuropatía generalmente es causada por una contusión, lesión traumática o una inflamación localizada. En cuanto a la polineuropatía no solo en un tercio de los casos se desconoce su origen, sino que éste puede ser diverso. Así, entre las causas más comunes que pueden estar detrás de esta enfermedad se encuentran desde la diabetes, tóxicos (alcohol, drogas), daños renales (insuficiente renal) o infecciones (herpes zoster, VIH). La carencia de vitaminas B y las enfermedades tumorales también pueden derivar en este trastorno.

    3. Remedios

    El tratamiento dependerá lógicamente de las causas y el tipo de neuropatía. En el caso de la polineuropatía, cuando es causada por una infección bacteriana podría ser útil tomar antibióticos; sin embargo, si la causa es una determinada medicación habrá que suspender su administración. Es fundamental consultar al médico al detectar los primeros síntomas. La recuperación puede ser total o parcial, dependiendo de la gravedad de la lesión inicial y del tiempo de respuesta para la resolución del problema.