No todas las fibras son iguales

No todas las fibras son iguales

La fibra es una aliada, entre otros, para evitar los problemas digestivos e intestinales, pero hay que tener en cuenta que no todas las fibras son iguales.

por en Alimentación, Nutrición, Salud de Mujer, Consejos Salud, Fibra
Ultimo aggiornamento:

    La fibra, en realidad, no se puede considerar un alimento, sino una parte de ellos, en concreto de los de origen vegetal, que nuestro metabolismo no es capaz de aprovechar o absorber, pero que debe estar presente en nuestra dieta . Generalmente se la asocia con la función digestiva y la mejora del tránsito intestinal, pero lo cierto es que la fibra tambien ayuda a reducir colesterol y a regular los niveles de glucosa en sangre, entre otras funciones. ¿Cuántos tipos de fibra hay? Hay dos tipos principales, insolubles y solubles, en función de la diferente solubilidad en agua. El primer tipo de fibra es capaz de absorber cantidades significativas de agua y de realizar, en consecuencia, una función laxante natural favoreciendo el tránsito intestinal. Esto demuestra sus beneficios para evitar el estreñimiento, la diverticulosis e incluso la aparición de cánceres de colon.

    La fibra soluble, por su parte, se recomienda especialmente si estamos siguiendo alguna dieta de adelgazamiento, ya que contribuyen a la formación de una masa gelatinosa que se puede extender por el revestimiento del estómago y estimular la sensación de saciedad. En el intestino ayudan a reducir la absorción de ciertos nutrientes, un factor igualmente decisivo para promover la pérdida de peso. Además, este tipo de fibra tienen otros beneficios, como el ayudar en la prevención de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

    La moderación es la clave.

    Para conseguir todos los beneficios de un alimento, debemos consumirlo siempre con moderación. En el caso de la fibra, igual. Tomar fibra en exceso puede tener justo el efecto contrario al deseado. Se recomienda tomar entre 25 y 35 gramos por día. Los suplementos de fibra son un buen aliado en este sentido, pero sin perder de vista que la fibra soluble, por ejemplo, la podemos encontrar en grandes cantidades en frutas, verduras y en la avena (la cual además de ayudar a adelgazar también es buena para evitar los problemas de insomnio), y la fibra insoluble en cereales de salvado. La fibra, como hemos señalado, es una aliada para favorecer el equilibrio de la microflora intestinal consiguiendo efectos positivos sobre la salud del organismo en general. Por ello, es bueno tomarla con regularidad, como un hábito saludable más.

    También te puede interesar: Alimentos ricos en fibra para el estreñimiento: Tres días para solucionarlo y descubre los alimentos ricos en fibra: cuáles son y por qué son buenos.

    517

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónNutriciónSalud de MujerConsejos SaludFibra Última actualización: Jueves 02/06/2016 07:17
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares