Navidad 2016

Obesidad: Claves peso ideal

Obesidad: Claves peso ideal

Obesidad: Claves peso ideal. Un peso ideal y saludable, porque la premisa para prevenir los kilos de más y los riesgos de padecer algún problema de salud está en la alimentación. En el caso de padecer obesidad o sobrepeso, perder algunos kilos no es una cuestión estética, sino de salud. Además de ponernos en manos del médico o especialista en nutrición, conviene seguir una serie de consejos que te ayudarán a la hora de revisar tu dieta.

por en Dieta Equilibrada, Obesidad, Obesidad Infantil, Peso Ideal, Salud de Mujer, Adelgazar comiendo, Consejos Dietas, Kilos de más, Peso
Última actualización:
    Obesidad: Claves peso ideal

    Obesidad: Claves peso ideal. La obesidad es un problema que puede conllevar otros trastornos de salud. A la hora de conseguir que el tratamiento o método de adelgazamiento para perder peso resulte efectivo hay que tener en cuenta factores como el tipo de alimentación, la práctica de actividad física o la necesidad energética. Una alimentación desequilibrada y una vida sedentaria nos convierte en candidatos a padecer obesidad o sobrepeso. Perder peso, en este caso, es una cuestión de salud, para lo que es conveniente seguir una serie de consejos y recomendaciones médicas.


    La obesidad es uno de los trastornos de salud cuya prevalencia es cada vez mayor, debido en gran medida a una alimentación desequilibrada (rica en calorías y alimentos grasos) y a un estilo de vida sedentario. Mantener un peso adecuado es también una cuestión de salud, ya que la obesidad, tal y como recuerdan los médicos y especialistas en nutrición, puede ser un factor de riesgo de otros trastornos como los niveles altos de colesterol, diabetes o hipertensión. Lógicamente, antes de revisar nuestra alimentación, si tenemos un problema de sobrepeso u obesidad, debemos consultar al médico, para descartar que el exceso de peso se deba a un trastorno que requiera otro tipo de tratamiento. Además, ponernos en manos de un experto nos ayudará a controlar cómo y de qué manera perdemos peso, ya que una dieta demasiado estricta puede provocar algún déficit alimentario en nuestro organismo. Además, tampoco es aconsejable perder demasiado peso en poco tiempo. Lo más conveniente es marcar objetivos y, poco a poco, ir perdiendo kilos en la misma medida en que ganamos en educación y hábitos saludables, como el incorporar la práctica de ejercicio físico y el aprender a comer de una manera más sana y natural.


    Se utilizan como sinónimos, pero en términos de salud ha diferencias. Si estamos entre un 10 y un 20% por encima de nuestro peso ideal, tendremos sobrepeso. Un 20% por encima, obesidad. De igual manera, si utilizamos la variable más común, el Índice de Masa Corporal (peso dividido entre el cuadrado de la altura), el peso saludable se sitúa entre 18,5 y 24,9. Entre 25 y 29,9, sobrepeso. Más de 30, obesidad.


    Una dieta saludable es aquella que incorpora todos los nutrientes energéticos necesarios (vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas, entre otros). Según la Encuesta Nacional de Salud, se calcula que un 30% de mujeres tienen problemas de sobrepeso.

    • Reducir el consumo de alimentos ricos en azúcar.
    • Es importante realizar al menos cinco comidas al día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) y no saltarse los horarios. Dedica tiempo a la comida y recuerda que el desayuno de la principal.

      Un desayuno equilibrado debe incluir frutas y lácteos. En el resto de comidas, y en su justa medida, se incluirán el resto de grupos alimenticios (legumbres, verduras y frutas, carne, pescados…).

    • Evita picar entre horas o comer por estrés, y si lo haces, opta por una pieza de fruta.
    • Apuesta por una dieta rica en pescados, frutas y verduras (al menos cinco piezas al día), aunque conviene evitar las de alto contenido en azúcar, como el plátano, los higos o las cerezas.
    • El aceite, siempre de oliva, aunque modera su consumo a un máximo de cuatro cucharadas al día.
    • La hidratación es fundamental. Toma mucha agua, no menos de un litro y medio al día.
    • Evita los alimentos fritos, precocinados o preparados con demasiada grasa.
    • La elección de los alimentos y su preparación también es importante en una dieta sana y equilibrada. A la hora de llenar la cesta de la compra, evita hacerlo con el estómago vacío. Lleva siempre la lista de la compra preparada, eso no solo te ayudará a ahorrar, sino que también evitará que compres por impulso o cosas innecesarias. A la hora de preparar los alimentos, opta por recetas a la plancha o al grill. Los alimentos cocidos al vapor mantienen todas sus propiedades.
    • En el caso de las salsas, como acompañamiento de algunos platos, es mejor prepararlas, ya que las preparadas contienen más grasas. Las salsas se pueden con leche desnatada (por ejemplo, la bechamel) o mantequilla baja en calorías. Para acompañar las ensaladas, una buena opción son los yogures desnatados. Las especias y las hierbas añaden mucho sabor y pocas calorías.

    ¿Cómo influye el sueño? El sueño, y su calidad, están directamente relacionados con el problema de la obesidad. De hecho, los expertos consideran que dormir mal puede aumentar el riesgo de padecerla, por lo que uno de los hábitos que debemos mejorar para evitar aumentar de peso o para perder los kilos de más es el sueño. Cuidar nuestro descanso nos hará sentirnos mejor, porque el sueño influye directamente en nuestro apetito y en la elección de los alimentos de nuestra dieta.

    1067

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaObesidadObesidad InfantilPeso IdealSalud de MujerAdelgazar comiendoConsejos DietasKilos de másPeso

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares